Restaurante La Granadella (CERRADO) en Godella
  

Restaurante La Granadella (CERRADO)

10
Datos de La Granadella (CERRADO)
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
5.2 10
Comida:
7.3 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
8.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono

Restaurante La Granadella (CERRADO) Ensalada de espinacas frescas y saquito de queso de cabra La Granadella (CERRADO) Calabacin relleno de rape encebollado a la crema de almendras . La Granadella (CERRADO) en Godella Pinchito de gambon con tiritas de calamar y  salsa romescu . Restaurante en Godella Milhojas de manzana y foie caramelizado .

10 Opiniones de La Granadella (CERRADO)

Primero agradecer a la Penya La Verema la oportunidad de participar en esta cata y a pesar de que hace ya algún tiempo de ello, me gustaría puntuar la cena porque me parecio impresionante y con una excelente rcp.

No voy a entrar en el detalle del menú, que lo describen perfectamente otros de los participantes, Dani, Pepe, Paco, ...
Destacar las elaboraciones con foie, que personalmente me encantaron y la cantidad de platos acaban con cualquiera.

El local es muy bonito, antigua casa rehabilitada, los espacios amplios, estabamos separados totalmente del resto, la terraza interior muy agradable para tomar algo.

En resumen, excelente cocina, buena materia prima y buenísima rcp.

Totalmente recomendable

Lamento discrepar del resto de "veremadores" pero ni la calidad de la comida, ni la presentación de los platos se merecen tan altas puntuaciones. En mi opinión, las entradas son sencillamente correctas, pero los platos principales no están bien resueltos. El plato de pescado era un bacalao en papillote con melocotón completamente insípido, y el cochinillo lo parecía pero no sabía a tan preciado manjar sino a carne hervida. Y es que asar un cochinillo no es tarea fácil. Ni a mi mujer ni a mí nos gustó este último plato, cosa que le hicimos saber al camarero que se llevo los platos prácticamente intactos y que no tuvo el gesto de, al menos, ofrecernos una alternativa.

Lo siento mucho, pero nosotros no volveremos a este restaurante. Una lástima porqué está en sitio ideal, en el centro mismo de Godella.

Local de decoración muy austera, casi monástica. Paredes azul y blanco con algún cuadro Warhol y suelos de pizarra negra.
Entrada: lleno hasta la bandera y buen ambiente, desenfadado.

Cocina de mercado de corte moderno.
Nos sorprendió que no puedas comer a la carta siendo como era sábado a mediodía. La única opción, si no avisas con anterioridad (en cuyo caso tienes mucha más variedad de oferta que te entregan recogida en un coqueto folletito que sirve también como carta), es ceñirte a un menú, el Menú La Granadella (25€), compuesto por 5 entrantes fijos, 1/2 carne y 1/2 pescado, ambos a elegir entre 4, y un postre, otra vez fijo.
Bien pensado, pero... de eso se informa al reservar.
Así quedó la cosa:

---Entrantes
•Tabla de ibéricos con quesos
•Milhojas de manzana y foie caramelizado
•Pinchito de gambón y tiritas de calamar con salsa romescu
•Pimientos del piquillo rellenos de carne de buey, senderilla y salsa de queso gouda.
•Ensalada de espinacas frescas, frutos secos y saquito de queso de cabra.

---Segundos
•Hojaldre de merluza con verduras y salsa de chipirón
•Cordero confitado con salsa de boletus

---Postre
•Surtido de fruta preparada y dulces de la casa

Excepto los embutidos, el resto de entrantes estaban bien ricos, sobre todo las tiritas de calamar con romescu (infalible combinación) y los pimientos rellenos, que con su acertada y curiosa mezcla de gouda y senderilla, conformaban un delicioso bocado.
El hojaldre de merluza, bueno pero un poco seco, y el cordero, aunque "viejo", perfecto en su ejecución, con ese confitado y esos boletus.

Dentro del citado menú podías optar o bien por Lagunilla o bien por Nodus Tinto de Autor, que fue mi elección. Pese a ello eché un vistazo a la carta, con fotos, y era interesante. Servicio del vino discreto.

Toda la sala, llena como decíamos, era atendida únicamente por dos competentes camareros de excelente presencia, cubano él y bielorusa ella, que pese a lo que nos temimos en un principio dada la presumible escasez de servicio, nos atendieron perfecta y puntualmente y siempre con una sonrisa en la boca.

Habíamos tomado unos blanquitos de aperitivo y luego unos cafés, que no nos cobraron, sujetándose religiosamente a los 25€ anunciados que hacen que concluya calificando la RCP como extraordinaria.

Volví ayer a cenar en familia. Elegimos el menú Granadella (5 entrantes, 1 pescado y 1 carne a compartir, y postre, con bebida incluida), pero debido a que he ido varias veces, decidimos cambiar varios entrantes y algun plato. Ni que decir tiene que la amabilidad es algo que caracteriza a la gente de este restaurante y ante todo la honestidad y modestia que exhibe Miguel.
De entrantes tomamos: Habitas baby con jamón y foie (riquísimas, con el foie fresco no micuit), el brócoli a la crema con salteado de setas de cardo, ajos y bacon (esta col "me pierde"), Pimientos de piquillo rellenos de carne de buey, senderilla y salsa de queso gouda (con un toque especiado en la carne, muy ricos), Cocochas al pil-pil (buenas, aunque un pelín sosas para mi gusto, aunque a mi mujer le gustaron mucho) y como último entrante Ensalada templada de gulas y gambas, con el contraste de temperaturas entre las lechugas y las gulas y gambas (estas últimas por cierto de un tamaño considerable), riquísima y muy bien presentada. Aqui ya llegamos bastante bien y aun nos faltaban los principales a compartir: Lubina al horno con boletus y ajos tiernos (muy buena y la combinación del boletus y los ajetes tiernos, le dan un toque especial) y el Rstofado de Rabo de Toro com plato de carne, muy tierno, y la salsa muy conseguida. Aqui ya estábamos llenos. Con la degustacion de postre, aunque es pequeña, no pudimos acabarla del todo, pero lo probamos: piña natural, y crepe de helado de dulce de leche y brownie, ambos con chocolate caliente. Café y para beber agua y 1 botella de Viña Solorca 2004 (Ribera del Duero), vino muy correcto que maridó muy bien durante la cena servido a temperatura correcta. Me dijo Miguen que en breve va a cambiar completamente la carta de vinos, con cosas muy interesantes y variadas.
Además, me cambiaron una botella de vino de CUMAL 2004, que tenia corcho, sin ninguna objeción al respecto.

Transcurridos unos meses desde primera visita , volvemos a comer un viernes con ganas de probar los arroces . Tomamos menú concertado , entrantes ( todos muy buenos ) :
jamón ibérico y quesos , foie fresco con reducción de vino dulce , gambones salteados con ajos tiernos , habitas baby con jamón y foie . De plato fuerte , arroz meloso de gamba roja , vieira y boletus ( que sabor !!! ) .
Comemos , parte con cerveza y resto con Nodus 2007 . De postre , plato variado de la casa .
Cafés , gin-tonics y sobremesa hasta las 20 horas sin ningún tipo de presión .
Todo esto por el increible precio de 27 euros pax . Zurri , te sales .
Volveremos pronto ( para la comida de Navidad de la empresa ) .
RCP insuperable .

Tras la antológica cata de la Penya La Verema, celebrada el pasado mes de Julio en este restaurante, decidí volver con unos amigos para cenar. De nuevo, tanto éstos como yo mismo, hemos quedado soprendidos con el menú degustación de 25 Euros(IVA incluido) que incluye cinco entrantes (Tabla de ibéricos y quesos, Milhojas de manzana y foie caramelizado, Pincho de gambón con tiritas de calamar y salsa Romescu, Pimientos de piquillo rellenos de carne de buey senderilla y salsa de queso Gouda y Ensalada de Espinacas frescas con frutos secos y saquito de queso de cabra) y dos segundos a compartir, uno de pescado y otro de carne. De postre surtido de fruta preparada y dulces de la casa. Además, tomamos unas cervezas al principio, dos botellas de agua, una botella de vino Tinto Jaros y un blanco de Rueda. El precio por persona -éramos seis- fue de 29 Euros.

Tremendo el menú que nos prepararon para la cata de la Penya La Verema, Pepe García se esmeró en organizar la cata y localizar este restaurante donde en un entorno muy agradable, en una gran mesa, muy separada del resto de comensales disfrutamos de todo un rosario de platillos (que Dani relata en su comentario) y que llegó a colmar la capacidad estomacal de más de un tragaldabas. Cocina de mercado con su justo toque de creatividad bien desarrollada por el cocinero Miguel Zurriaga. Servicio muy atento, pendiente de nosotros en todo momento. Copas correctas, pero en nuestro caso fue más bien "autoservicio" al tratarse de una cata luego otorgaré una puntuación "neutral" al respecto.

Después del maravilloso menú (pantagruélico como decía Dani) que Miguel nos preparó con ocasión de la cata de la Peña La Verema, decidí volver con unos amigos y con niños (4 adultos y 2 niños). Estábamos en la misma parte del restaurante que la otra vez, en la de la chimenea y las alhacenas. Para esta ocasión, era un domingo a mediodía y elegimos un menú de arroz. Primero degustamos los entrantes, repetimos con la ensalada de espinacas frescas y saquito de queso de cabra (muy buena) y el brócoli a la crema de setas de cardo y ajetes con bacon (extraordinario de sabor y textura), muy buenos también los pinchitos de gamba y tiritas de calamar con salsa romescu, y para finalizar con los entrantes los "cojonudos": curiosa y sabrosa combinacion de tosta con jamon ibérico, huevo de codorniz y foie (agradecer que Miguel nos pusiera unos platitos con ibéricos y quesos para los niños). EL arroz qeu pedimos fue el meloso de boletus y vieiras, al que Miguel añadió algún que otro especímen marino extra (crustáceos y moluscos bivalvos y cefalópodos), que estaba realmente IMPRESIONANTE, tanto de sabor como de punto de cocción del arroz, con raciones hipergenerosas (los niños tambien comieron buena racion). Despues el surtido de postres: fruta preparada, brownie y crepe relleno de helado de dulce de leche, estos últimos con chocolate caliente. Para beber tomamos agua y 2 botellas de El Perro Verde verdejo 2008, dado a probar y mantenido en cubitera. Copas correctas. Café e invitacion a un licor de hierbas. Todo esto ascendio a un total de 113 EUROS (4 adultos y 2 niños). RCP sin comentarios. En el precio por persona están excluidos los niños.

Ubicado en local donde encontrábamos el extinto Azulache, encontramos a Miguel Zurriaga en los fogones. El local me sigue gustando, con esa estructura de casa de pueblo de la huerta, con grandes entradas de carro, alacenas custodiando la chimenea y el patio interior al fondo de la casa.
En esta singular casa de Godella se elabora un menú único del que se pueden cambiar algunos platos en caso de alguna intolerancia, alergia u gusto por algún ingrediente. Se pueden concertar además un menú especial con 48h de antelación.
Nosotros fuimos de cena de cata así que se preparó un pantagruélico menú consistente en cuatro entradas, de entre las que destacaría el milhojas de manzana y foie caramelizado; dos pescados, uno de ellos un papillote de bacalao que se quedó algo seco, aunque la gamba roja estaba perfecta. El segundo pescado, calabacín relleno de rape encebollado a la crema de almendra, muy conseguido. Siguieron a estos platos tres carnes: un cochinillo excelente (lo mejor de la noche), un chuletón de mamón con diferentes sales, muy bueno también este plato y un jugoso cordero confitado. Por si hubiese poco, tres postres más para completar, casi toque la fruta preparada y probé el crêppe relleno de helado de dulce de leche con chocolate caliente.
Del servicio poco puedo hablar puesto que no vi la carta ni los precios, pero sí las copas de correcta calidad y el servicio del mismo, bastante correcto aunque poco les dejamos hacer con el festival de botellas que tuvo lugar.

Apuesta arriesgada la de Miguel pero con un gran atractivo y una cocina consistente. Volveremos sin lugar a dudas.

Acudimos a una relajada comida de viernes , siete amigos , uno de ellos amigo del cocinero y propietario de La Granadella . Restaurante ubicado en el antiguo Azulache . Local agradable , con buena separación entre mesas ,buena sonoridad y climatización . Probamos el menu especial " La Granadella " , consta de cinco entrantes para compartir : jamón iberico y quesos ( con cacao y tomatito ) , milhojas de manzana y foie caramelizado ( muy bueno ) , pinchito de gambón con tiritas de calamar y salsa romesco ( bueno ) , pimientos del piquillo rellenos de carne de buey y senderillas con salsa de queso gouda , ensalada de espinacas frescas con frutos secos y saquito de queso de cabra .
Como platos principales , compartimos : calabacín relleno de rape encebollado a la crema de almendras ( muy bueno ) , cordero confitado con salsa de boletus y chuletón de mamón a las sales ( tb muy buenos ambos ) . De postre : surtido de la casa de fruta preparada y dulce de chocolate caliente . Regamos la comida con tinto de la casa ( Lagunilla ) y blanco de rueda verdejo ( perro verde ) . Dado que era viernes y la buena disposición y servicio por parte del restaurante , permanecemos en sobremesa hasta las 20 horas ( disfrutando de buenos gintonics ) .
Salimos a 35 euros pax . Salimos contentos y volveremos a probar los arroces . Recomendable .

Ver más restaurantes en Godella

Novedades de Verema

Descubre nuestra comunidad hermana Rankia: Finanzas, Economía, Bolsa y Banca

Copyright © 2000 - 2018 Verema Interactiva S.L. Aviso legal - Política de cookies - Quienes somos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar