Restaurante El convent

6
Datos de El convent
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
9.0 10
Calidad-precio:
7.4 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 32,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


6 Opiniones de El convent

Tras unos cuantos años sin pisar la bellísima zona del Matarraña aprovechamos un viaje de fin de semana para disfrutar de este bonito y buen restaurante. Cocina de mercado, platos tradicionales con diferentes toques de modernidad.... Selección de panecillos calientes. Carta de vino que no está nada mal, buenas copas y servicio notable, con conocimiento del género que manejan. Pedimos el menú de temporada para medio día y para el niño unas croquetas de pollo muy ricas y unas costillitas de cordero. Su postre una tarrina de helado de HaagenDasz. De vino pedimos un vino local, el Blanco Xadó, que me sorprendió muy agradablemente. El menú comenzó con una riquísima y refrescante sopa de tomates asados con helado de queso de oveja y aceitunas negras, sabores de siempre para una presentación moderna. De segundo ternasco de la Fresneda al horno sobre un lecho de patatas, cebolla y tomate. Un estupendo plato con el concepto de Km. 0 y del que disfruté por lo sabroso y la finura de la carne. El postre un flan de romero con salsa de naranja, de rechupete. Muy buenos cafés que además nos ofrecieron en el jardín del convento... Una delicia para los sentidos.

Un restaurante situado en un antiguo convento en la preciosa localidad de La Fresneda. Excelente decoración del local alrededor del claustro.
Los platos que tomamos fueron:

* Coca de Jamón, con cebolla pochada, tomates confitados, virutas de queso y bacon.

* Crema de calabaza con viera y aceite de vainilla.

* Ternasco de Aragón, muy jugoso y sabroso.

* Postre: Tarta de manzana con crema inglesa.

* Cervezas y vino del Bajo Aragón - Venta d'Aubert 2004 (Cabernet Sauvignon, Syrah y Merlot).

Tras el postre tomamos el café y el Gin Tónic en una de las estancias del viejo convento, en una atmósfera que te hacía retroceder al Siglo XVII.

Sin lugar a dudas uno de los restaurantes con mayor encanto de la geografía española.

Descubrí este restaurante en una visita a la comarca del río Matarraña. Y lo descubrí con gran asombro y admiración porque destaca con nota en el entorno. En Teruel se puede comer bien, pero hay, como en muchas zonas rurales de este país, una fuerte tendencia reaccionaria a lo "tradicional". "El Convent" huye de esa tendencia.
El servicio es de muy alta calidad; la cuvertería y mantelería, sencilla y adaptada. Ofrecen un servicio de panes propios declinados en variaciones con productos autóctonos: pan de aceite, pan de olivas...
La preparación de los platos es buena y eficaz: no prevalece la estética sobre lo "alimentario"; los platos son poco decorados pero muy bien cocinados. Hay un trabajo sobre la gastronomía tradicional, pero con un giro hacia su actualización.
Si he de resaltar algo negativo son sus cartas. La carta es corta y siempre hay notables platos que no están disponibles. La carta de vinos, pese a ser algo más amplia que la de restauración, acusa blancos y ausencias.
Sin embargo, la recomendación de vinos de la casa es excelente: caldos de la bodega de Cretas: Venta de Auber. Fantástico su blanco Viognier!!

Hemos estado unos dias en la zona del Matarraña, en Teruel y hemos estado hospedados en el hotel-restaurante El Convent, de La Fresneda.
Y hemos podido disfrutar de dos cenas en un recinto muy bonito, antiguo Convento datado en el año 1613, además de disfrutar de sus platos, que nos han resultado una delicia.
Aunque la carta es algo reducida, los platos que elaboran son de muy buena calidad, probamos una merluza rellena con verduritas, langostinos y salsa de ajos tiernos de rechupete. Encima, si lo riegas con uno de los mejores blancos que he probado hasta ahora, un Venta d'Aubert blanco 2009 (elaborado a muy pocos kilómetros), mejor que mejor.
También nos maravilló una ensalada de queso de cabra, con nueces de macadamia y manzana confitada. Contraste de sabores buenísimo.
En cuanto a la carta de vinos, mucha variedad en tintos, un solo rosado y tres o cuatro blancos (aunque con el indicado anteriormente no haría falta nada más).
La atención del personal es excelente, la disposición de las mesas permite una buena separación entre comensales. Además, por la disposición del edificio, hay varias mesas en espacios tipo "capilla", donde permite una mayor intimidad (con vistas al patio acristalado).
Nos ha gustado mucho, por la comida, por el entorno y por el servicio.

Hace dos fines de semana estuvimos cenando en el restaurante El Convent, y nuestra valoración es muy positiva. El lugar es impresionante,( a pesar de que el callejon de entrada no seduce nada) tiene un patio acristalado con un jardincito y fuente, una decoracion bastante cuidada y elegante. Alta cocina, honesta y sin ninguna estridencia, con mucha clase .todo muy rico...tomamos un lomo de cordero relleno de dátiles y solomillo de buey excelente, y creo recordar que tenian un cabritillo de la region que todas las mesas pedian. Postres hechos en casa,clásicos pero muy ricos, desde una tarta de manzana a un coulant chocolate , sopas de fruta y oh my god ¡¡ tienen una seleccion de quesos acompañados por pan, mermeladas caseras, frutos secos y membrillo..ideal para terminar el vino y buena alternativa al clásico carro de quesos. Tomamos un San Vincente DOC Rioja,a temperatura adecuada y las copas era Riedel. Me fijé que se han apuntado a la moda de dar una bolsita para la botella,por si te sobra mucho, para terminarlo en casa. y mencionar que nos ofrecieron tomar cafe en un salon con chimenea y todo ¡¡Precio por persona, recuerdo unos 50 €. Volveré

Segunda experiencia en el Matarraña.
El restaurante es precioso, el claustro rehabilitado y el patio acristalado es un entorno inigualable para disfrutar de una buena comida.
La carta es imaginativa, la elaboración y sus materias primas excelentes.
La carta de vinos, quizá un poco escasa, tiene interesantes referencias de la zona y otros vinos mas selectos de otras DO españolas. Las copas son correctas y la temperatura también.
Un deleite para los sentidos. Muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar