Restaurante Pan de Lujo

19
Datos de Pan de Lujo
Precio Medio:
57 €
Valoración Media:
5.7 10
Servicio del vino:
4.9 10
Comida:
5.2 10
Entorno:
8.4 10
Calidad-precio:
4.4 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Barrio de Salamanca
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


19 Opiniones de Pan de Lujo

Nos acercamos a este Restaurante despues de un largo día de trabajo y nos emociono, cocina de excelente calidad regada con vinos de excelente calidad y un personal amable y simpatico sin agobiar. Estos son los platos que pude degustar:
Pimientos de Guernika fritos en tempura con salsa romesco.
Croquetas de Jamón Ibérico.
Pescado del día al carbón, verduras salteadas y su jugo tostado con hierbas frescas.
Solomillo salteado con ajos y romero, chimichurri y patatas finas al horno.
Buñuelos de chocolate, brandy y coco.

Todo de 10 en elaboracion y presentacion sobresaliente el Solomillo, en su punto a mi gusto!
Volvere sin duda con mi mujer.
Adrian R.

Fuimos a parar un sábado por la noche de casualidad a este restaurante sin reserva. Nos admiten y la verdad es que fue una decepción. Comimos ensalada rusa, burrata y tartar de atún.
Local con una excelente decoración y servicio muy atento y profesional. Pedí 2 copas de vino blanco y trajeron un Gran Feudo que no me enamoró en absoluto.

No volveremos.

Acudimos a cenar al Pan de Lujo, teníamos muy buen recuerdo de la experiencia anterior y lo cierto es que no nos defraudó.

Nos ofrecieron un platito de aceite de oliva arbequina con albahaca natural que cortan en el momento, acompañado de una amplia variedad de panes. Así fuimos mojeteando contemplando los patos gigantes desnudos que hay en la piscina, mientras preparaban la comida.

Pudimos probar bastantes cositas, a cual mejor: tortillitas de camarones, como en Almería, los tomates confitados, deliciosos, la pizza penélope, orignal, alcachofas con salsa Romescu, sutiles y delicadas, el foie con sobado, maravilloso, almejas con boletus, muy buenas, verdinas con níscalos, estupendo guiso, el sabrosísimo filete ruso, arroz con pulpo a la brasa y alcachofas, el ganador esta vez, impresionante sabor del pulpo a la brasa en aquel arroz.
De postre tomamos 'Paulova', original a más no poder, y un estupendo membrillo con helado de coco.

La atención fue muy buena toda la noche, nos sirvieron muy bien, hecho de agradecer. Me sorprendió que todo el servicio llevaba el pelo rapado, nos hizo gracia la cosa.

Bebimos unas cervecitas, y varias botellas de un verdejo que, sinceramente no recuerdo su nombre, pero que me sorprendió y me gustó bastante. Rematamos con Brugal, JB y Hendrikks una extraordinaria velada.

Este Sábado fuí a comer a este restaurante y la verdad es que iba con un cierto temor a encontrarme con un local fashion pero de poca calidad.

Al contrario, mi experiencia resultó bastante satisfactoria.

Tras elegir que tipo de pan queriamos nos presentaron un platillo con aceite de oliva arbequina, aromatizado en el momento con albahaca natural que cortaron alli mismo.

Respecto al vino,pedimos un Roda Reserva del 2006,servido a la temperatura correcta y bien presentado,aunque me hubiera gustado una copa de boca menos ancha.

Como entrantes optamos por la ensaladilla rusa 2011,interesante y los tomates semisecos al PX,muy muy ricos.

De platos principales tomamos Pluma iberica,se notó buen producto quizás demasiado hecho y carre de cordero lechal,muy bien resuelto y sabroso.

Aún nos quedo sitio para los postres,tarta fina de manzana(espectacular) y sabayon de chocolate y frutas del bosque(bueno)

Café e infusión.

Local muy bonito y una atención excelente por parte del personal de sala.

RCP normal

Nos citaron en este restaurante para una comida de trabajo. Vistos muchos de los comentarios anteriores, me hacían dudar de la elección. No obstante, la experiencia fue satisfactoria y mi opinión general va mucho más en la línea del comentario anterior (de Turu) que en la mayoría de los precedentes. El restaurante se ubica en un entorno moderno (mobiliario bajo, mesas partidas y funcionales) y muy luminoso. Tal vez, por poner un pero, las mesas están excesivamente próximas entre sí pero tampoco da la sensación de agobio o de estar molestando (o ser molestado) por las de tu alrededor. La carta de comida es bastante amplia y los precios me parecieron ajustados a los típicos de este tipo de restaurantes en Madrid. La carta de vinos también me pareció bien cuidada, con muchísimas referencias novedosas de las que se suelen citar en los foros de Verema. El servicio, correcto. Pedimos unos entrantes para compartir (croquetas, tomates al horno, queso de bufala,..) y, de segundo, me decanté por la corbina salvaje (muy rica). Postres a compartir, bastante consistentes. Mesa para cuatro personas con una botella de vino de Rueda (12 euros en carta) y un tinto de Ribera del Duero (invitación). Agua y cafés.

Mi experiencia en el Pan de Lujo no coincide con muchos de los comentarios leídos. De hecho me ha sorprendido bastante la diferencia con lo que nosotros hemos vivido allí. En cualquier caso he decidido 'colgar' mi experiencia, sin ningún ánimo de polémica, simplemente para compartir mi experiencia, que fue muy buena.

La decoración del local está fuera de lo común, una decoración cuidada, moderna, con muchos detalles que no suelen verse. Me llamó la atención bastante el tema de las luces en la mesa, mejor verlo. Volveré cuando haga mejor tiempo si pillo una mesita pegada al agua, jejeje. El servicio también tiene su punto. Ahora entiendo lo que me decía un amiguete de que en la entrada del restaurante es ideal para tomarse un copazo a media tarde, tenía razón. Llevaba una idea de encontrarme las mesas tan apretadas como en el otro restaurante del mismo propietario, en el cual estuve hace ya un tiempo, pero en el Pan este tema está más conseguido.

La carta de vinos sin ser muy grande si que tiene referencias para disfrutar, y ya lo creo que lo hicimos: Juan Gil Monastrell (el 12 meses), Valtosca syrah (2007), Paixar... Mención aparte este último, me pareció un vinazo tremendo. Braaaavo por 'Zapatero' que lo eligió, Bravííiiisimo!!! También tomamos un delicioso mojito de aperitivo, una copita de champagne rosado MoËt, una copa de PX... Que no falte!

El servicio fue muy correcto toda la velada.

La comida: de las mejores cenas que he hecho últimamente, muy bien. Tomamos un menú degustación, no sabría que plato me gustó más: ahí van;

- De aperitivo unas aceitunas con anchoa rellenas de pimiento asados al carbón, buenas, y un aceite de arbequina con albahaca cortadita en el momento, óle!

- Un Ceviche de vieiras patagonicas: no suele ser mi plato favorito, pero este me ha gustado mucho.

- Unos Tomates semisecos con aceite de oliva virgen extra, zumo de perejil y vinagre al PX. Deliciosos es la palabra que los describe.

- El foie con sobao pasiego y confitura de zanahoria. Mi plato.

- 'Su visión' de Fish & Chips, que no es otra cosa que un estupendo tronco de ventresca envuelto en una 'funda' de patata, presentado con salsas de porra antequerana, ajo blanco, salmorejo y alioli. Me encantó.

- Arroz a la brasa con perdiz escabechada y queso añejo de Camporeal. Impresionante y sorprendente. Que sabor...

- Esturión ibérico asado en hoja de pandano con pil pil de cocido y repollo. Muy bueno.

- Costillar de buey glaseado con miso blanco y miel de caña, presentado con puré acidulado de patatas ratte. Muy buena textura y sabor.

Fuera de menú probamos un revuelto de perrechicos!!

De postre había una tarta fina de manzana con helado de vainilla de Madagascar, y unos buñuelos de chocolate, coco y brandy de Jerez. Muy bien los dos, personalmente me quedo con los buñuelos.

En cuanto al precio, el menú estaba en 42 euros creo, luego ya depende como siempre de lo que bebas. Nosotros quedamos más que satisfechos de la RCP.

La verdad, una cena impresionante, mucho mejor que otros menús degustación que he probado últimamente. Rematamos con unos combinados acompañados de unos cigarros. Tienen una cavita de puros con Partagás, Cohiba, Montecristo... Por lo comido, lo bebido, y por lo bien que nos lo pasamos, mi felicitación a 'ricitos' que nos llevó, y mi agradecimiento al monstruo que hay metido en la cocina. Braaaaavo, Bravíiiiiiiiiisimo!!!

A pesar de los comentarios optamos por este restaurante y el resultado fue similar al resto de las opiniones anteriores.
local con una decoración muy moderna que te hace fijarte mas en los detalles que en la misma cocmida.
Da la sensación de ser una franquicia de alta gama por el servicio y mesas juntas.
Nada reseñable de la comida y eñ vino y mas aún después de ver la nota.

No soy yo de los que se prodiga ni mucho menos en este tipo de restaurantes donde el envoltorio es tan importante como el caramelo. Pero en esta ocasión me dejé llevar por una amiga que reside casualmente en la Capital y a la que le gustan este tipo de restaurantes tan usuales en Barcelona (donde vivo) y donde el diseño lo ocupa todo a costa de reconocer lo que vas a cenar o comer. El resultado para mí fue más que aceptable, igual porque mis expectativas eran bajísimas acostumbrado a los clásicos "fashion" de BCN. De primero un pica pica con unos tomatitos deshidratados que estaban buenísimos, y también unos mejillones con una salsa propia que realmente no estaba mal. Y de segundo pedí merluza de "Celerio", (puerto de Lugo), al pil pil. Para empezar, qué sorpresa este plato en la carta, rodeado de tanta sofistificación y diseño, y para continuar, yo no sé si realmente era o no de "Celerio" pero sin duda, tanto de sabor, como de textura, así como de preparación, me pareció un plato más que bien, por lo que sin ánimo (que no lo tengo) de seguir "practicando" en este estilo de restaurantes, me pareció una buena solución para cenar un lunes de otoño, tarde (cerca de las 23h) y en un ambiente agradable. El servicio cuidadísmo.

Visite este restaurante hace dos semanas, y me pareció un fast food fashion.
Mucho trasiego de gente, mesas muy juntas, mucho ruido y mucha prisa por doblar mesas.
La comidad con luces y sombras. Muy buena la ensalidilla y el pulpo, aunque escaso. Y algunos panes muy buenos también. Vinos correctos. Y eso si, caro, con una relación calidad-precio muy floja.
Local espectacular.

Vaya esto por delante: El restaurante está bien. El problema: demasiado caro.
Hay muchos, demasiados, elementos que exigimos a un restaurante de ese precio, que simplemente no están a la altura.
La decoración es muy bonita, especialmente el estanque en el patio, y la iluminación tiene toques de genialidad. Da muy bien en foto.
Pero la separación entre las mesas está bien para merendar unas tortitas con nata en una cafetería de franquicia, pero no para cenar en un sitio de cierto nivel. Y que sepan que tampoco hay manteles.
La combinación sobao pasiego y el foie nos resultó seca e inapropiada, ya sea el sobao del valle Pas o bien de los alrededores. Las albóndigas trufadas no fueron nada del otro mundo. Eso sí, un atún rojo marcado y al horno, espectacular. De los postres nos gustó el helado de violetas, simpático.
Cuando pedimos consejo en el vino, el camarero tuvo que repasar alli mismo la carta, sólo tras insistirnos tres veces con la escalofriante pregunta ¿Rioja o Ribera?.
El vino desapareció de la mesa durante minutos, para permitir el acomodo de los platos, y tambien desapareció de las copas…Pocas cosas nos irritan más que tener que dosificarnos en el plato, a la espera del vino.

Si no tienen problema de dinero, y les importa más el decorado que los actores, vayan allí a cenar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar