Restaurante Soy en Madrid
  

Restaurante Soy

6
Datos de Soy
Precio Medio:
68 €
Valoración Media:
5.9 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
4.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Chamberí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 55,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos

Teléfono


6 Opiniones de Soy

Visita a este restaurante japonés, regentado por Pedro Espina. Entrada "clandestina", sin letrero indicatorio y sin saber donde vas a entrar. Buena acogida. Pequeño. Cinco mesas. Vamos al fondo.

Por la noche sólo permiten menú degustación, aunque amablemente comentan posibilidades de cambios en función de tus gustos. Precio en principio alto para el menú: 65€ + IVA.

Comimos:
* Zensal (aperitivo): Bien para empezar, elegante y sabrosa albóndiga de pescado.
* Ensalada del chef: Ensalada de marisco, langostinos, mejillones y pulpo, con un sabroso aliño.
* Murasaki con nameko: Pequeña patata japonesa, compactada de forma gelatinosa. Interesante, aunque no me convenció del todo.
* Tartar de atún: Muy bueno, acompañado de una frambuesa y yema de huevo.
* Dobin-mushi (sopa al vapor): Sopa que acompaña al sushi, espectacular.
* Sushi variado del chef: Lo mejor de la noche, tres tandas de sushi, desde clásicos, hasta calientes, picantes, tropicales con coco, ...
* Rollo frito de carabinero: Lo más flojo para mi gusto, makis crujientes de carabinero.
* Din sum de chanquete: Muy muy bueno, servido con alga nori.
* Postre: Varios a elegir, tomamos un correcto helado de mango.
* Té verde: Té verde cocido con arroz.

Bebimos una cerveza Kirin, 2 copas de José Pariente y agua con gas. Pedimos una copa de La Panesa y media botella del único Rias Baixas que tenían, pero no tenían actualmente stock (últimamente me pasa a menudo... :( )

Buen servicio, amable, entorno correcto. Buena experiencia ¿El precio? Algo elevado para mi gusto. ¿Repetir? Tengo que probar otros japoneses antes a ese precio, aunque confirmo que es un lugar donde van los japoneses a comer, por algo será.

  • Sushi del chef

Un oasis en la ciudad, tras una fachada marcada por la ausencia de todo, por la presencia de nada. Sinceridad, trasparencia, principios, energía, alma, pureza. Sentimientos que se perciben en la casa del único itamae español, en Soy de Pedro Espina.

Finales 2008, abre Soy, que significa “estar cerca de”. La filosofía en el nombre. El cartel que indicaba el restaurante se cae dos veces, lo asimilan como algo espiritual, y no se vuelve a colocar. Sala deliberadamente austera y pequeña, con capacidad para unas veinte personas. No quiere más para asegurar que los platos se sirvan directamente, y en el momento. En definitiva; un espacio que nos puede trasladar al país del sol naciente.

Aperitivo consistente en una albóndiga de pescado.

Seguimos con una ensalada de mariscos con gamba, mejillón, navajas, y una salsa verde muy fina. Plato muy fresco, y armónico. Comenzamos a abrir nuestras papilas gustativas.

A continuación en forma de pirámide un trío de patata morada, seta nameko gelatinizada y algas kaiso. Bocado donde se produce la mayor transformación de ingredientes dentro del menú. Combinación de texturas y sabores, salado de las setas y algas, y dulce de la patata. Plato complejo con un elevado porcentaje de textura harinosa.

Ya estábamos esperando el tartar de atún con huevas de lumpo y huevo de codorniz. Al mezclarlo todo el huevo provoca que se facilite la ingesta. Sabores picantes y punzantes de poca duración para poder volver a saborear el atún en el siguiente bocado. Perfecta presentación e inmejorable producto. Cromatismo. Uno de los mejores que hemos degustado.

Se realiza una pequeña pausa y a cada uno de los comensales nos traen una tetera con un dobin mushi. Un caldo de corta cocción con marisco (mejillones, pulpitos), verdura (puerro), salsa de soja y unas gotas de lima. Resulta tremendamente nítido. De preparación inmediata a diferencia de nuestros caldos que suelen ganar con el reposo. Una verdadera delicia, sencilla en su concepto. Placer elemental.

Sin perder ritmo, se procede con un trío de sushi de: pez mantequilla con ajo macerado, anchoa con aguacate y huevas de pez volador, y toro con alga crujiente. Al degustar, la primera gran diferencia es el sabor y textura del arroz. Suelto en boca, pero compacto en la mano, a años luz de la mayoría de los restaurantes japoneses de la ciudad. Un itamae antes de comenzar a estar “frente a la tabla”, pasa aproximadamente dos años haciendo únicamente arroz. De los tres sushi, destacan el de anchoa y toro.

Siguiente, un sushi de ortiguilla rebozada. Un pequeño guiño a una cierta fusión japo-ibérica muy marina, donde Pedro libera cierta originalidad.

Se continúa con un maki con aguacate, anguila, calabaza japonesa, y yuba. El avocado se presenta rallado y formando una película con el arroz dándole un punto de color atractivo. Textura crujiente, y ligeramente gomosa por la yuba. Maki con textura de dim sum.
Paulatinamente nos estamos dado cuenta de la extraordinaria finura de todas las combinaciones. Se trata de sabores muy bien definidos, pero para nada contundentes, ni pesados. Esto facilita la continuación del menú a base de pequeños bocados.

Estamos disfrutando a muy alto nivel, casi esperando con lo siguiente con que nos pueda sorprender Pedro. Lo siguiente un rollito de carabinero acompañado de nabo rallado mezclado con un condimento ligeramente picante. Envoltorio crujiente, frescura, ligereza.

Comienzan a sobrar las palabras. Nos planteamos si estamos ante el mejor restaurante japonés clásico del foro. Y esta posición se reafirma cuando llega el dim sum de chanquetes con alga nori crujiente. Muy especial. Bocado que provoca un bucle gustativo, y del que se podría estar comiendo de forma ininterrumpida.
Se percibe una gran dosis de métrica, de utilizar las justas cantidades de cada uno de los ingredientes para llegar a composiciones armoniosas. Sobre todo en el refinamiento del arroz, el crujiente, la masa del dim sum.

Pedro denominando Soy a su restaurante quiere transmitir la cercanía constante a una cultura milenaria y a sus bases, así como la proximidad y honestidad de la propuesta hacia los clientes.

Repetiremos sin prisa, con paz, y abiertos a aprender más.

Os recomiendo mucho ver el post http://www.complicidadgastronomica.es/2012/11/soy-de-pedro-espina/

La comida buenísima, de lo mejor de Madrid. EL precio con Champán 80€
Cenamos un menú del chef muy completo, variado, muy buena calidad de producto y sin artificios. Toda una experiencia gastronómica.
Empezamos con un Salmón con algas, huevas y salsa en el que los sabores se complementaban muy equilibrados.
DEspués un tartar de Atún con caviar y yema de huevo de codorniz maravilloso.
Shusi de pez mantequilla bueno, de Toro bastante bueno y de Anchoa con Aguacate fantástico.
Sopa con mucho sabor y fundamento.
Verduras rellenas en tempura originales y que complementan el menú y de postre nubes de arroz rellenas de helado buenísimas, tanto que mi pareja quiso repetir. Si no dejaran fumar mucho mejor.
Pero me gustaría hacer una crítica constructiva a Pedro: Una luz indirecta en la fachada, una LIMPIEZA a la misma y un "rotulito".

Entiendo que la comida sea la protagonista, pero tiene que avanzar mucho con el local, iluminación, espacios...el sitio es ridiculo. Excelentes nigiris de Uni y pez mantequilla, generosas porciones de sashimi. Carta de vinsos correcta pero corta. Servicio muy amable pero falta personal.

Sala pequeña, ruidosa y con fumadores. Servicio mas bien lento aunque amable. Comida japonesa estandar (a precios altos). Ensalada de algas corriente, sashimi aceptable, makis estandard, tempura de cocochas agradable aunque algo insipido. La "especialidad del chef" es pollo a la japonesa que resulta ser trocitos de pollos rebozado a la "chicken nuggets". Carta de vino cara y corta. I'm missing something?

Pedro es un leyenda de la que hay poco que hablar en cocina tradicional japonesa.
Pongo algunas fotos... como siempre para el que quiera más fotos:

http://www.noselepuedellamarcocina.com/2008/11/26/soy-algunos-de-los-platos-estrella/

  • Si, si es.. TORO... de verdad

  • Carpatxo de vieras

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar