Restaurante Restaurant Peixample

8
Datos de Restaurant Peixample
Precio Medio:
97 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
8.3 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


8 Opiniones de Restaurant Peixample

Despues de haber leido los comentarios anteriores, me decidí probar. Local resultón, buena separación de mesas, buena manteleria y vajilla. Servicio amable y servicial. Cocina ? Irregular.

De aperitivo nos sirvieron una hamburguesa de atún. Lo encontre excesivo, por la grande que era, sobre un lecho de pan y tomate.

Tomamos unas buenas ostras. Sin mas.
Una ensalada de tomate raf y unos tacos de atún soasados. El tomate, regular, demasiado maduro para mi gusto, un toque de cebolla, le añadieron unos tomatitos sherry que no se lo que pintaban ahi y el atún tibio.
Unos chipirones medianos a la plancha. Muy buenos.

Y para finalizar, un arroz mediterraneo con sepia y gambas. Soso. Sin una pizca de gracia. Y de gambas tocamos a media por ración... eso si, cortada al bies. Los platos hondos que lo sirvieron, tampoco ayudan.

De postre un helado casero de vainilla. Guay.

Para beber tomamos agua y un par de copas de albariño de la casa. No recuerdo el nombre.

Hicimos una especie de menú degustación (que no se ofrece como tal) pero que equivale a probar buena parte de la oferta del restaurante.

Empezamos con una muestra de foie, anchoas, y pulpo, bacalao y salmón confitados, para ir haciendo boca; continuamos con unos berberechos al vapor (excelentes) seguido de unos langostinos y unas muy buenas gambas a la plancha, continuamos con una tapa (generosa) de arroz negro (correcto) y acabamos la cena con atún a la plancha que, para nuestro gusto, estaba entre un poco y demasiado hecho (creo que no me dejo nada).

Buen servicio en general. Bebimos (sin pensar demasiado en maridajes, jeje) un Torre Muga y, cuando acabamos con el, cambiamos a un Château Malartic Lagraviere (Burdeos).

En mi primera visita, que no será la ultima, a este restaurante por las criticas y comentarios no sabia si iba a una marisqueria, restaurante o donde, ahora ya lo se, es un buen restaurante, decoracion moderna con un servicio joven, muy atento, profesional y una cocina original en lo que se puede ser y clasico en algunos platos de pescado o mariscos.
Pedimos el equivalente a un menu degustacion, precio por persona 70 euros, que incluye vermut, dos degustaciones de aperitivos, dos primeros, dos segundos y postres, lo bueno del caso es que los comensales pueden variar los platos adecuandolos al gusto particular, puedes atender la sugerencia de Aitor, no es el clasico menu degustacion cerrado, en nuestro caso todos los platos fueron muy buenos, sobresaliente para el punto de coccion de los pescados, en nuestro caso lubina salvaje y atun en su punto perfecto de coccion para mi gusto, la carne de wagyu buenisima, el trato sobresaliente.
Al ser la primera visita me he quedado con las ganas de probar las sugerencias del dia de Aitor, a base de trufa, foie y otros que al parecer las va cambiando muy a menudo, hemos prometido volver a probarlas.-
En fin para mi un nuevo y buen restaurante pero que no es marisqueria ni pescaderia, es un restaurante con muy buena materia prima en donde hay marisco, pescado y carne todo de excelente calidad. Suerte y hasta pronto.

Era la primera visita a este local y no sera la ultima, como casi siempre que puedo comida a la carta,
Local de corte moderno amplio y buen espacio entre mesas, perfecta iluminacion incluyendo una sala privada para 7 pax adecuada para una reunión.

Servicio joven muy profesional y atento cumpliendo puntualmente con los encargos, amable y discreto un notable a estos señores de sala por su saber servir y estar.

No a si al chef ya que habiendo salido a la sala a compartir mesa, con otros clientes, lo mínimo era saludar solo por educción, pero es una apreciación mía personal que seguro no comparte este señor.

la comida elegida fue todo a base de picar, con un plato principal que también compartimos recuerdo unos percebes grandes carnosos y con una cocción sabrosa y adecuada unos chipirones a la Andaluza perfectos, a si como el tartar de atún, la gamba roja de Palamos poco hecha y de una calidad sublime.

Los platos principales fueron ventresca plancha y espardenyes plancha, bien realizada con un punto exquisito.
Tomamos una botella champagne de la casa Pierre Gimonet 1er cru blanc de blancs, 1 bot Billecart-Salmon Brut Rose, para los postres nada destacables Moscatel Jorge Ordoñez y Chivite Colección 06 este aun no lo habia catado.

La comida es recomendable y el servicio, de hecho estoy por repetir la próxima semana
4 pax = 485€

Precioso local y buena atención, es un sitio muy bien decorado y bien ubicado. El personal es muy atento y tiene un buen trato del vino, un surtido interesante, copas riedel y precios correctos. En nuestro caso hicimos el menu degustación y la verdad no acertamos, porque estaban bien ciertas cosas, otras como el pescado no estaban en su punto de frescura. El nivel de preparación básico, pescaito frito y plancha, repitieron el arroz como guarnición del pescado. El postre muy flojo y eso es imperdonable para mi. En resumen muy buen servicio y local, pero en este rango de precio hay muchas otras opciones.

En momentos en que la hosteleria pasa lo suyo, un local nuevo como Peixample, muestra como se deben hacer las cosas para ir adelante. Todos están pendientes de la comodidad del cliente y, sobre todo, de hacer que su cocina, de complicada simplicidad, sea descubierta y entendida. En nuestro caso, todo resultó excelente, con ese punto que tiene la comida bien hecha, bien aliñada y cocinada con el cuidado de quien sale a dar la cara ante la clientela. Supongo que al chef no le gusta un pelo que su clientela quede defraudada, y da el callo. El pescado de la "paradeta", resulta espectacular y, tal como dice la carta, puede ser cocinado como cada uno quiera (vapor, plancha, al natural...)
En una variación de 7 platos, destacó un tartare de atún excepcional. Los postres, ligeros y muy sabrosos. El servicio del vino, siendo en nuestro caso cava,correctísimo, tanto por las copas RIEDEL, como por la temperatura. Volveremos seguro.

Restaurante de recien apertura en Barcelona, a base de pescado y marisco.
El trato es excelente, con elegancia y amabilidad. Al llegar te ofrecen una copa de Champagne Piere Gimonnet, muy bueno. Despues nos sugirieron que hicieramos como un pica-pica de varios platos frios y calientes, entre los cuales, a destacar las ostras que eran fresquisimas y la carne de Wayu ( lomos ) cortada como si fuese chorizo, algo novedoso y a la vez espectacular de gusto. Aconsejo que pidais las bravas del chef Aitor ( así es como nos las ofrecieron ) Impresionantes y diferentes. Tambien existe la posibilidad, logicamente, de hacer plato, pero nos parecio buena la opción del pica-pica, y de esta manera probamos mas cosas. De segundo la decisión fue, dorada al horno, super bien hecha y al punto. Todo lo maridamos con un riesling E.Schönleber " Mineral" 06 que estaba riquisimo, con cuerpo y estructura, bastante mineral. Nos fue a la perfección. No hicimos postres, por ir un poco justo de tiempo, pero nos quedamos con las ganas, ya que tenian buena pinta. El pan bien. El cafe bueno. Copas Riedel. Restaurante a tener en cuenta, en general, buen trato, amabilidad, servicio, frescura. Volveré.

Hemos comido en un nuevo restaurante de Barcelona con la mano en la cocina de Aitor Olabegoya, que ya antes había estado en el restaurante del Hotel Arts de Sergi Arola. Se nota la mano de este resturador que prima una magnífica materia prima. Seguimos el menú degustación con una serie de mariscos de primera calidad extraordinarios, junto con algún apunte de cecina de buey japonés, todo ello acompañado de un vino albariño fresco y suave, O Rey. Buen comienzo. Seguimos con más marisco, gambas rojas y langostinos junto a diversos pescados blancos, todo fresco, muy bien presentado y extraordinario. Todo ello regado con un Xarelló Electio del Penedes. Buen maridaje. Acabamos con un dado de ventresca de atún, soberbia y espectacular, gran final regado con un tinto Predicador. Bien los postres, el café y el cava Torelló, que lo hemos elegido para brindar y que aunque estaría mejor como aperitivo o con los pescados, es un buen cava para brindar por una buena comida familiar. He de añadir que la carta de vinos, bien preparada y de una calidad exquisita, domina varias denominaciones de aquí y foráneas con buena representación de vinos clásicos y modernos. Un gran restaurante al que le deseamos grandes éxitos, que lo tendrán si mantienen ese nivel de calidad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar