Restaurante Goizeko Wellington Goizeko Wellington

Restaurante Goizeko Wellington

16
Datos de Goizeko Wellington
Precio Medio:
55 €
Valoración Media:
7.7 10
Servicio del vino:
7.8 10
Comida:
7.3 10
Entorno:
8.1 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Barrio de Salamanca
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


16 Opiniones de Goizeko Wellington

Comida-reunionde 4 amigos

Entrantes :
croquetas de jamon
croquetas de trufa
tempura de langostinos y verduras
Tártar de atún con caviar natural de arenque
Pez mantequilla envuelto en algas

segundos cuatro 1/2 raciones de:

callos
kokotxas de merluza pil pil
solomillo al foie
merluza

postre:
tabla de quesos

regado todo con agua, 3 cañas de cerveza y 2 copas de tinto marques de fiscal
4 cafes y nos pusieron tejas muy ricas

Es uno de mis restaurantes favoritos de madrid y cada vez q voy me gusta mas.Tiene unos guisantes increibles.He tomado un mero de una calidad inmejorable y las kokotxas pil increibles.Un 10

Segunda visita, segundo acierto. Esta vez nos dejamos guiar por el chef (¿propietario?) y lo que nos propuso también nos encantó. La gamba de Denia o el toro de atún estaban espectaculares. No así el cochinillo muy bien cocinado pero era una pieza excesivamente grasa. Los huevos con trufa de nuevo para 10. La selección de quesos correcta (a un precio desorbitado) y sin indicación de cómo comerla.
El servicio de vino muy bien aunque en este caso la somelier no era tan diligente a la hora de asesorar como su compañero de la anterior visita.
En general cocina y servicio de alto nivel a alto precio. Merece la pena.

Servicio de vino excelente. Servicio en general magnifico y comida de alta calidad en un entorno agradable (Hotel Wellington).
Para empezar por el vino, qué decir cuando el somelier retira de motu propio la primera botella de L´Ermita 2002 por estar ligeramente acorchada. Ni el más mínimo intento de colar la botella, ni siquiera la acerco a la mesa. Además a la hora de pedir un vino dulce nos obsequio y abrió un Tokaji Esencia (fuera de carta) para seguir en la línea de lo bebido durante la comida. En cualquier caso la carta es muy amplia, quizás un poco corta en vinos extranjeros pero ¿para qué? si está lo mejor de los caldos españoles.
El servicio de sala muy bueno, sin parones en la comida y con el punto justo de simpatía para no parecer secos ni excesivamente familiares.
¿Y la comida? pues realmente muy bien. Unas cigalas que parecían pequeñas langostas, unos huevos escalfados con trufa de toma pan y moja (literalmente) y un taco de atún sobre lecho de coliflor que todavía estoy saboreando. Comida sólida con un ligero toque de modernidad. Si doy un 4 es porque el pan no estaba a la altura y porque los postres flojearon (aunque ahora dudamos si es que simplemente ya no nos cabían).
En resumidas cuentas si tu bolsillo y tu estomago se lo pueden permitir no lo dudes, visita este restaurante

Me pilla cerca de casa, así que voy bastante. Supongo que por eso no tengo queja del servicio; me tratan con afabilidad, pero sin confianzas grasientas. Me gusta cenar solo mientras leo un libro-la compañía de los humanos tiene un límite- y el sitio es muy entretenido por el espectáculo de pijos estirados con sus parientas. Según baja la botella de vino uno se va dando cada vez más cuenta de que mundo absurdo de oropel y apariencias se vive en los sitios caros. Es como si la realidad no existiera y todo fuera un universo de cuento donde la comida es buena, los vinos deliciosos y la abundancia generalizada. Menos mal que hay que salir a la calle de vez en cuando.

También voy frecuentemente con la mi novia, que está mucho más buena que la mayoría de clientas, será porque solemos ser de los más jóvenes. La parroquía suele estar ya muy amojamada-aunque en el Kabi están todavía más momificados-. El mero con txapela de tomate está de coña. Lo mejor es el vino. Me saca de quicio que le metan un sobreprecio brutal-ejemplos: Horcher y El Chaflan-y en cambio el Wellintong los tiene bastante ajustados, no así el Kabi, que suben bastante más. Pero quizá el restaurante Adler, otro que me pilla cerca, sea el que tenga los vinos más ajustados para su categoría.

Esta noche voy a cenar al Wellintong. El sitio me gusta, aunque os puedo jurar que a diferencia de alguno que escribe por aquí, yo no trabajo allí.

Mi experiencia fue esta.
Dos comensales, entramos y el personal amable.
Comida: 6 Cigalas, Vieiras al Grill, Canape de trufa negra del Piamonte, Bacalao al Pil Pil, Kokochas al Pil Pil y de postre sopa de chocolate.
Bebida: Zumo de Tomate, Manzanilla, Agua , Clos Martinet 2002, Tokaji Oremus Aszu 6 puttonyos 1999.
Comentario. Las Cigalas estaban en algunas partes casi crudas (294,40 €). El resto bien , correcto pero nada especial.
La carta de vinos estaba bien. Pedimos Clos Martinet 2002, se van, vuelven, y nos dicen que no hay. Pues traiganos Moncerbal 2002, se van, vuelven, y nos dicen que no hay.Pues Remirez de Ganuza, se van, vuelven, y nos dicen que han encontrado el Clos Martinet(Explicación que nos dan, el summillier esta de vacaciones ???????). El personal amable pero el servicio descontrolado totalmente. De los 9 0 10 que habian nos sirvieron todos.Un ejemplo: nos ponen una copa y se va, viene otro se lleva la copa, viene el primero y pregunta por la copa, decimos se la han llevado y nos trae otra.
Yo siempre he relativizado lo de caro- barato pero esta "Fiesta" nos costo dos personas y sin romper nada 531,68 Euros.
Me estaba comiendo las cigalas y me acordaba de las de Ca Sento y casi lloro.

Servicio rápido y muy eficaz. Cocina muy equilibrado con muy buena materia prima y reapetando los puntos de los pescados. Muy bueno ese taco de atún. Una buena representación nacional en cuanto a bodega se refiere, en el ambito internacional poco pero bien selecionado. Si no fuese por el precio es un restaurante par ir todos los días. Volveré.

Hacia mas de un mes que no acudia a Goizeko Wellington,y debo decir que cada dia me sorprende mas.Independientemente de la calidad de la cocina ya suficientemente acreditada,la calidad del servicio se supera continuamente,comenzando por ese magnifico jefe de sala Jose Maria(prometo no olvidarme de su apellido) que nos sorprendio con un
excelente deguello de un extraordinario Oporto con la presentacion correspondiente acompañado como mandan los canones de sus tostadas con las decantaciones,maravilloso,dicil encontrar liturgia similar.Debemos felicitarnos por contar en Madrid con esta joya de restaurante,y agradecer el esfuerzo que Jesus Santos realiza para superarse a diario,siendo su Norte obtener la plena satisfaccion del cliente(y su clientela no es precisamente conformista) a pesar de
estar continuamente invirtiendo en nuevos proyectos sin escatimar ningun esfuerzo.Alguien
deberia pensar en otorgarle alguna medalla al Merito en el Trabajo ,seguro mas merecida
que muchas otras entregadas a determinadas personas de la farandula.Por cierto la continuidad de la saga y su buen hacer esta muy pero que muy bien asegurada.Mis felicitacines a todos los componentes de esa familia que es el grupo Goizeko.

He estado esta noche cenando en goizeko wellington.
No es por ser demasiado critico,pero menuda decepcion.
El servicio FATAL,los camareros corriendo de un lado a otro y sudando,al preguntar por ciertos componentes de los platos(salsas,etc..),se quedaban mudos sin saber que responder y te sirviendo como si de una taberna se tratase.
No en vano,he de felicitar al sumiller por hacerme descubrir un burdeos que no conocia con una relacion calidad/precio fuera de lo normal.
En cuanto a la cocina,he de decir que tienen una carta muy extensa(demasiado quizas)y con productos de calidad,aunque mal combinados con salsas,guarniciones e ingredientes que no vienen a cuento(tambien he de decir que los percebes MUY BIEN,parecia que los estaba comiendo en la mismisima galicia,aunque para cocer marisco tampoco hace falta ser un Ducasse...).
El trato ..de lo peor.Ni una sonrrisa,ni un detalle de amabilidad,¡¡PARECIA QUE LES ESTABA FORZANDO A TRABAJAR!!...
Y el precio:245€ mi mujer y yo.Demasiado desorbitado.
Ni entre los 10 mejores de Madrid.Perdonenme si soy demasiado critico.

Restaurante para conocerlo e ir una vez para probar ( prefiero el goizeko gabi ). Tomamos el menu degustacion ;un poco pobre a mi gusto y nada sorprendente ,aunque buena calidad. En lo referente al tema del vino muy bien la carta, el servicio y los profesionales del vino. Faltan detalles para un restaurente de este nivel,como por ejemplo algun aperitivo o snack y despues alguna golosina o petit-fours.Mesa un poco pequeña para cuatro (igual que las copas) 80-90 €; pax.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar