Restaurante Viridiana: Referente gastronómico.


Después de la magnifica descripción del local y de su chef por parte de Jose Luis Gracia, la verdad no se puede añadir mas, trabajo que me ahorro.

Este día el chef salio a comentar lo que había fuera de carta con el salero y buen hacer que le caracteriza y luego hasta el final de la comida no volvió, como el mismo reconoció el servicio fue mas lento de lo normal, nos juntamos muchos y a la misma hora, luego cuando pregunto por el nombre de mi cría, Uxue y vio el origen, nos comento una bonita historia, de cuando se dedicaba al tema de los caballos de carreras en Donosti, la verdad un tío muy peculiar , yo no vi ni un atisbo de soberbia o chulería , como a otros les parece su conversación , me agrado mucho su charla y se le ve un buen conocedor de la gastronomía , con sus cosas , claro , como las tenemos todos .

El local ya descrito, si note, o me pareció, que había cierta dependencia del servicio o puede ser que no se les de cierta información, no lo se, a la hora de preguntar por varias cosas, siempre me decían que Abraham me diría, me paso con el tema del menú, nadie supo decirme nada y como ese día la cosa andaba liada, nadie me dio mas información, así que optamos por coger la carta y compartir unos platos.

Nos sacaron un aperitivo, salmorejo o gazpacho, no me acuerdo, muy rico, hay se ve la mano de una buena cocina, para Uxue les comente que mejor las lentejas con curry, sabia que el salmorejo no la gustaba y tenia unas ganas locas de probar las lentejas, buenísimas, que gusto mas rico.

Otro aperitivo de salmón con encurtidos caseros, también muy bueno y ambos aperitivos, abundantes, vamos que en más de un restaurante hubiesen sido entrantes.

Empezamos por un clásico huevos de gallina en libertad “vigilada” , sobre mouse de hongos y trufa, como había lió , la trufa te la rallaba la joven que nos atendió , la tuve que decir que un poco mas , aun así , lo justito , se nota que el producto cuesta , la verdad , bien , pero vamos que esta composición ya se come en muchos sitios y en algunos como en el restaurante Zarate , de Bilbao , para mi mejor o igual , no vamos a sentar cátedra , tres medias raciones , 45 euracos .

Arroz meloso al azafrán con setas de primavera y gambas rojas del delta del Ebro, rico, sabroso, al denté, una ración, normalita, ver foto, 27,27€.

Salmonetes fritos estilo Almería, servidos fríos, cubierto de ajo blanco, granada y verdurillas a la plancha , ricos, se hace extraño comerlos fríos, pero están ricos con el ajo blanco y las verduras 27,27€.

Para acabar con el salado, albóndigas de rabo de toro (que siempre es de vaca) estofadas al curry rojo con arroz tai al coco y primaverales guisantes al denté, hasta en los enunciados se nota la casta de Abraham, toro, “que siempre es vaca”, casi siempre, ese toque de cocina asiática, en varios platos de la carta, los justos, sin excederse, un par, tenia un lomo de atún al ras-al-hanut, cocina clásica , de producto y de su autor , que le da su impronta , las albóndigas , 24,55€ .

De postre, yo pedí tarta de requesón de oveja, cubierta de crumble de manzana con mermelada de chile jalapeño, en la carta ponía (acompañada de la mejor sidra de bretaña) , no se si había que pedirla aparte , pero a mi desde luego no me pusieron , la tarta , bueno , sin mas , nada sorprendente , en ningún sentido , bueno algo si , 11,82€ .

Para el café , nos pusieron unos dulces , trufas y brochetas de fruta , sin cargo , una manzanilla , 2,27€ , una de agua , 4,55€ y para beber un blanco , nekeas cuvee allier 14 , 20€ .

Resumiendo, todo un personaje, el servicio correcto y discreto, la comida bien y los precios, vamos a decir que bien también, siendo un clásico de la gastronomía, si que hay que visitarlo, había oído hablar de los menús exagerados, pero nadie me dio la opción, aunque lo intente, servicio del vino, normalito , no recuerdo llenado de copas, tampoco es que me importe, una experiencia que hay que vivir si te gusta la gastronomía, sin ir mas allá.

  1. #1

    oscar4435

    M e falta esta foto.

  2. #2

    Abreunvinito

    Un antiguo templo de la gastronomía, que sigue en la brecha.
    Saludos

  3. #3

    jacomur

    Sigue, sigue. No pares. Saludos chavalón desde la Capital del Hojaldre, Torrelavega.

  4. #4

    Yuan_

    Buen comentario. Creo, honestamente, que Viridiana es uno de los restaurante más sobrevalorados de Madrid. El sitio es incómodo, el servicio regulero y la comida normal con raciones tirando a escasas (eso sí, mucho entrante y mucho pan). Pudo ser vanguardista hace 20 años. Hoy, unos huevos con trufa, no llaman la atención a nadie. En definitiva, creo que, en general, la puntuación del restaurante está inflada por lo que ha representado Abraham (probablemente un pionero).

  5. #5

    oscar4435

    en respuesta a Yuan_
    Ver mensaje de Yuan_

    En mi puntuación cuenta también el rato que pasamos con él y como cantaba lo que había en carta, con interesantes comentarios gastronómicos, para mí un Plus en esta ocasión.
    Por lo demás de acuerdo con lo que dices, tampoco se le ve muy preocupado, éste día estaba a topé.

  6. #6

    Anubis7

    Si no se pide el menu, y el propio Abraham no acompaña cada plato, se pierde la esencia. La segunda vez que fui, faltó él y aun con menu se quedo en un aprobado. Pero en cuanto a la cantidad de las raciones, el menu es pantagruelico. Imposible terminarlo. A la carta no he ido.. Bueno, has estado en un sitio que hará historia gastronomica. Ya puedes opinar porque lo conoces y eso es importante.. tanta gente habla sin saber... Un saludo

  7. #7

    oscar4435

    en respuesta a Anubis7
    Ver mensaje de Anubis7

    No hubo manera de que nadie me ofreciese el menú, se lo comenté a la primera persona que nos atendió y me dijo que Abraham me lo diría, y hasta hoy.

  8. #8

    Anubis7

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    vaya mala suerte.. y que mal lo hacen a veces en hosteleria.. saludos

  9. #9

    EuSaenz

    Me da que le queda ya poco tiempo, no creo que el maestro tarde mucho en jubilarse. Actualmente es una sombra de lo que fue, pero qué duda cabe que dejará una huella imborrable.

    Saludos,
    Eugenio.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar