Restaurante Casa Vallecas en Berlanga de Duero
  

Restaurante Casa Vallecas

11
Datos de Casa Vallecas
Precio Medio:
49 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
6.8 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.7 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


11 Opiniones de Casa Vallecas

Hace años conocí este restaurante por la recomendación de un vecino de un pueblo cercano, y desde entonces andaba buscando la ocasión para volver, que por fin se dio este fin de semana.

Se entra al restaurante pasando por el bar, cuyo aspecto no destaca mucho sobre los demás de la localidad. La sala está mejor decorada, aunque su estilo está quizás un poco pasado de moda, por lo que no le vendría mal una puesta al día. Las mesas son amplias y con buen espacio entre ellas, sillas cómodas y buena mantelería y vajilla.

Como ya se ha reseñado en otros comentarios la carta es bastante amplia y resulta complicado elegir. Al final mi pareja y yo nos decantamos por lo siguiente:

+ Chipirones con oreja: Excelentes. Textura perfecta de ambos ingredientes que ofrecen una maravillosa combinación.
+ Vieiras salteadas con boletus: Dos grandes vieiras en su punto y con el complemento perfecto del boletus. Otro acierto.
+ Muslo de pollo de corral con foie y senderillas: Pollo de corral de verdad, con una carne oscura y llena de sabor, bien acompañado.
+ Paloma torcaz con foie y salsa de boletus: Dos hermosas pechugas deshuesadas y con una abundante salsa para mitigar su sequedad. Muy bueno también.

De los postres nos quedamos con:

+ Calostros con manzana, helado de miel y piñones: Una auténtica delicia, me encantó la mezcla.
+ Bavarois de queso y piñones: Excelente también, intenso sabor a queso y una textura muy agradable.

Quizás lo más flojo de la comida fueron los cafés, nada del otro mundo.

En cuanto al vino, me pareció que hay bastante margen de mejora. La carta está dominada por referencias de Ribera y Rioja muy clásicas, aunque también hay sitio para una pequeña selección de espumosos. Sin embargo en el apartado de blancos flojea bastante, no habrá ni diez para elegir. Las copas también podrían mejorarse, aunque tampoco es que sean de batalla. Eso sí, los precios están bastante ajustados para lo que se estila. Nosotros pedimos un Ossian 2012 (22€), que nos llegó muy frío y tras haber sido "maltratado" por el camarero en la apertura, que fue más al estilo bar de pueblo que de un restaurante del nivel que estamos hablando: Cápsula cortada de cualquier manera, vueltas a la botella al abrir, nuevo meneo para extraer el corcho... Hay que cuidar esos detalles.

Quitando la parte del vino, el servicio fue bueno: Rápido pero no agobiante, atento y cordial pero sin excesos.

Tan solo añadir que estoy deseando volver a probar algunos platos más de su extensa carta.

  • Muslo de pollo de corral con foie y senderillas

  • Paloma torcaz con foie y salsa de boletus

  • Chipirones con oreja

Tras visitar la monumental villa de Berlanga de Duero, nada mejor como comer en Casa Vallecas, en pleno dentro del casco histórico.

Pedimos menú degustación, compuesto por los platos siguientes:

* Parfait de pato con gelatina, brote de mandarina y piel de naranja (espectacular, muy fino y lleno de contrastes).
* Minihortalizas con sus tierras y mahonesa de trufa.
* Guisantes lágrima con queso de almendras, cigalitas, ficoide glacial y licuado de sus vainas (hubiese repetido).
* Sopita de patata y trufa con huevo y pistacho verde (el plato que menos me gustó).
* Ensalada de bacalao y navajas.
* Vieira con trigo meloso de matanza y crujiente de oreja (un bocado sublime, con la vieira en su punto exacto de cocción).
* Gallo Pedro con piel de leche, aceite de trufa, pistachos y brotes (muy buena la elaboración del pescado).
* Pollo de corral, con foie, setas, yema y carbones (muy sabroso).
* Sorbete de mandarina con sopa de yogurt.
* Paste de chocolate en texturas (buen colofón al menú degustación).

De bebida: Cervezas, agua y vino D. O. Ribera de Duero Martín Berdugo, crianza 2010.

Café.

Un oasis gastronómico en tierras sorianas.

  • Pollo de corral con foie, setas, yema y carbones

  • Vieira con trigo meloso de matanza y grujiente de oreja

  • Guisantes lágrima con queso de almendras, cigalitas, ficoide glacial y licuado de sus vainas

En el precioso pueblo de Berlanga del Duero, cuyo primer alcalde fue Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador, se encuentra este sorprendente restaurante donde prima la calidad de sus productos destacando los asados, la caza y los hongos y su amplia bodega, con precios muy honestos.

Probamos dos mar-montaña "Brocheta de Gambas con Panceta" y "Torrezno de Cigala" y los Boletus Salteados. Después Lomo de Jabalí con Foie y Salsa de Moscatel y Rulo de Cochinillo Asado con Salsa Agridulce. De postre, Calostros con Manzana, Helado de Piñones y Miel y un Helado de Nata con Mermelada de Frambuesa. Todos los platos con notable puntuación con mención especial por el lomo de Jabalí por su sabor y el postre de calostros, por su originalidad.

Un vino Reserva de Rioja y cafés. El precio medio 40€, muy buena relación calidad/precio.

Un restaurante y un pueblo que merece muy mucho desviarse para saborear su cocina y disfrutar con la historia que transmite sus calles y edificios.

  • Rulo de Cochinillo con Salsa Agridulce

  • Lomo de Jabalí

  • Mar-Montaña

Comida para cuatropersonas en este magnífico restaurante situado en la localidad de Berlanga de Duero (Soria). Menu degustación para uno , todo perfecto. Para los otros tres entrantes para compartir: brocheta de gamba con beicon, viera a la plancha con setas de temporada, jamón iberico de bellota (excepcional), chipitones a la plancha. De segundo lomo de jabalí, cordero asado. Postres: deliciosos. Para beber abadia retuerta selección especial 2003 y Pago de los capellanes reserva.

Sin duda de lo mejor de Soria

Restaurante de comida excelente y entorno agradable situado en un bonito pueblo soriano. A destacar el tratamiento de las setas.

Excelente restaurante con una relación precio calidad incomparable. Entorno agradable. Cocina elaborada, creativa en ocasiones y basada en un producto de alta calidad. Puntos de cocción perfectos, excelentes presentaciones. Servicio aceptable aq variable. Carta de vinos muy interesante aq el servicio del mismo es deficitario( por otra parte los precios son excelentes). En definitiva muy recomendable, en especial en tiempos de setas.

Solo puedo decir excelente, tanto la decoracion, como la Comida y ante todo el trato del personal.
Sin duda LO MEJOR DE LA PROVINCIA

Ya lo conocía de una vez anterior, de la que me había quedado un buen recuerdo. Ha mejorado bastante desde entonces en todos los sentidos. La carta es amplísima y en ella hay platos de todo tipo. Yo la reduciría y me centraría más en algunos platos, donde ya rozan el notable. Elegimos el menú degustación, de 37 euros, en el que el nivel fue bastante correcto. Se ven buenas maneras, pero falta pulirlo algo (no es de recibo que que a la copa de vermut, zumo de naranja y berberechos, con el que se abre el menú, éstos últimos sean de lata de veinte duros. Sobran también los aderezos de lechuga con los que intentan llenar o adornar algunos platos. Lo más sobresaliente, la sopa de hongos, el lomo de ciervo y la liebre deshuesada, muy ricos todos ellos. Respecto al vino, tienen bastantes y todos a precio de saldo. Otra cosa es el tipo de copa, que dejan mucho que desear, y la temperatura de servicio, en nuestro caso muy frío. El Alión 2000 que pedimos nos lo sirvieron en copas de balón, por cuya boca se escapaba todo el aroma, y a unos 10º de Tª. Una pena, eso sí, su precio era de 27 euros.

A pesar de los contras señalados, el lugar es muy recomendable y los precios imbatibles. Volveré.

Estupendo restaurante en un pueblecito muy bonito y monumental, aparece en todas las guías y con razón. Se cuida mucho la materia prima, ya de por sí muy buena, predominan los platos de caza (estupenda la paloma torcaz y muy bueno el ciervo con salsa de grosellas). La carta de vinos muy amplia, con referencias sobre todo de la Ribera (lógico) con unos precios sensatos (relación carta/bodega=1 a 1,3) para hacerse una idea pedimos un alión reserva 1999 y me cobraron 25 €. El servicio muy atento y profesional y la decoración bonita aunque las lámparas de diseño desmerecen. Un sitio muy recomendable.

Al ver el comentario del opinante anterior se me encendió la bombilla y recordé la excelente comida que disfrutamos en Casa Vallecas durante las vacaciones del año pasado.
Efectivamente, llama poderosamente la atención el espectacular contraste entre el bullicioso y un pelín desaseado ambiente del bar y la esmerada decoración del comedor.
En la carta se mezclan armónicamente platos tradicionales (caza, guisos, carnes de la zona...) con otros de cocina creativa o "de autor". Es difícil no encontrar una sugerencia que te agrade en función de tus propios gustos y del apetito que tengas. Yo degusté un contundente estofado de jabalí acompañado por un buen tinto de la zona (Doce Linajes si no recuerdo mal) El precio anduvo cerca de los 30 € por comensal.
Para rebajar la opípara comida subimos al castillo dando un paseo y luego dimos una vuelta por el pueblo. Berlanga es un lugar que merece la pena ser visitado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar