Restaurante Casa Vallecas: Ya lo conocía de una vez anterior, de la que me había quedado un buen


Ya lo conocía de una vez anterior, de la que me había quedado un buen recuerdo. Ha mejorado bastante desde entonces en todos los sentidos. La carta es amplísima y en ella hay platos de todo tipo. Yo la reduciría y me centraría más en algunos platos, donde ya rozan el notable. Elegimos el menú degustación, de 37 euros, en el que el nivel fue bastante correcto. Se ven buenas maneras, pero falta pulirlo algo (no es de recibo que que a la copa de vermut, zumo de naranja y berberechos, con el que se abre el menú, éstos últimos sean de lata de veinte duros. Sobran también los aderezos de lechuga con los que intentan llenar o adornar algunos platos. Lo más sobresaliente, la sopa de hongos, el lomo de ciervo y la liebre deshuesada, muy ricos todos ellos. Respecto al vino, tienen bastantes y todos a precio de saldo. Otra cosa es el tipo de copa, que dejan mucho que desear, y la temperatura de servicio, en nuestro caso muy frío. El Alión 2000 que pedimos nos lo sirvieron en copas de balón, por cuya boca se escapaba todo el aroma, y a unos 10º de Tª. Una pena, eso sí, su precio era de 27 euros.

A pesar de los contras señalados, el lugar es muy recomendable y los precios imbatibles. Volveré.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar