Restaurante Casa Vallecas: Un oasis en tierras sorianas


Tras visitar la monumental villa de Berlanga de Duero, nada mejor como comer en Casa Vallecas, en pleno dentro del casco histórico.

Pedimos menú degustación, compuesto por los platos siguientes:

* Parfait de pato con gelatina, brote de mandarina y piel de naranja (espectacular, muy fino y lleno de contrastes).
* Minihortalizas con sus tierras y mahonesa de trufa.
* Guisantes lágrima con queso de almendras, cigalitas, ficoide glacial y licuado de sus vainas (hubiese repetido).
* Sopita de patata y trufa con huevo y pistacho verde (el plato que menos me gustó).
* Ensalada de bacalao y navajas.
* Vieira con trigo meloso de matanza y crujiente de oreja (un bocado sublime, con la vieira en su punto exacto de cocción).
* Gallo Pedro con piel de leche, aceite de trufa, pistachos y brotes (muy buena la elaboración del pescado).
* Pollo de corral, con foie, setas, yema y carbones (muy sabroso).
* Sorbete de mandarina con sopa de yogurt.
* Paste de chocolate en texturas (buen colofón al menú degustación).

De bebida: Cervezas, agua y vino D. O. Ribera de Duero Martín Berdugo, crianza 2010.

Café.

Un oasis gastronómico en tierras sorianas.

  • Pollo de corral con foie, setas, yema y carbones

  • Vieira con trigo meloso de matanza y grujiente de oreja

  • Guisantes lágrima con queso de almendras, cigalitas, ficoide glacial y licuado de sus vainas

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar