Restaurante Casa Emilio en Torrebaja

Restaurante Casa Emilio

Datos de Casa Emilio
Precio Medio:
23 €
Valoración Media:
5.0 10
Servicio del vino:
4.6 10
Comida:
4.8 10
Entorno:
5.9 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Torrebaja
Dirección: C/ Carretera Teruel 23
Código postal: 46143
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas:
Precio desde 21,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: lunes noche

Teléfono


9 Opiniones de Casa Emilio

Una zona preciosa con unos espectaculares paisajes... una vez allí esta es una de las opciones más recomendables. Restaurante de cocina tradicional con una sala agradable, de corte clásico con las mesas tal vez algo demasiado juntas. Servicio cercano y amable. Carta de vinos muy cortita pero sin excesos en el margen... acabamos tomando un excelente Borsao (garnacha, shiraz y tempranillo) servido algo fresquito... pero que pronto se atemperó. Copas decentes. La oferta gastronómica consta de un menú más básico y también más clásico, por 12€ y un menú algo más elaborado y con bastantes más opciones por 18€, que es el que elegimos. Comenzamos con unas tostas de anchos con pisto, sabrosas pero sin complicaciones, un plato de paté con setas, servido con tostaditas y con mermelada de higo, la verdad es que estaba muy bueno y por último una "enigmática" emulsión de queso, una especie de paté de queso en el que yo diría que además de especias había algo de trufa negra. Muy original. En el caso de los segundos yo opté por lomo de orza con allioli de manzana acompañado de unas patadas fritas. El lomo muy suave -más de lo que yo esperaba- y el alioli extremadamente suave ... tal vez demasiado. Un plato agradable sin muchas complicaciones. Mejor otro de los segundos, el secreto con cítricos, muy jugoso y sabroso. Y el mejor el más básico, la sarten de huevos con embutido de la casa, con la potencia del embutido de la casa... pero puro sabor. Bien también los postres desde la panacotta al mousse de melocotón.... Bien los cafés.

A veces algo necesita caer para reinventarse. Este es el caso de Casa Emilio que según parece vuelve a la gestión original con una carta sencilla y dos menús 12 y 18 € a elegir de precio contenido pero honestos en la calidad y servicio. Comimos varios entrantes bien presentados y servidos en su renovada mantelería, cubertería y vajilla: milhojas de manzana y morcilla (suave y delicioso), ensalada tibia con crujiente de queso, brandada de bacalao. De segundos solomillos en su punto de fuego y calidad y sí, unas fantásticas albóndigas de carne caseras que se nos antojaron... Todo ello regado con vino de la cercana denominación de utiel requena. De postre, panna cotta y tiramisú casero.
Sorprendidos por la honradez de la propuesta nos informamos al respecto con el camarero quien nos dijo que se trataba de nueva gestión que comenzaba su andadura, con grandes proyectos en mente y nuevos servicios ajustados a los tiempos que corren. Muestra de ello es su menú para nochevieja...
Opción recomendable en el Rincón de Ademuz, sencilla, honesta y acorde en precio a la que está cayendo.

  • Milhoja de manzana y morcilla

  • Solomillo

Decepcion.
Carpaccio de atun microtomizado, precortado y listo para servir en cuanto se pida, claro, se seca.
Unas decentes gambitas a la plancha.
Insulsa ensalada de mozzarella.
Aceptable mi cuit demasiado frio.

Unas buenas setas escabechadas.
Entrecotte, un pieza un poco dura, no tuvimos suerte.
Pelota de codillo con caldo, garbanzos y verduras.No por mas ingredientes dentro del plato este resulta mas apetitoso, las verduras dejadas caer encima del resto, sobraban sin aportar nada, feo de presentacion.
Pero esto para todos los platos, exceso de acompañamientos, el carpaccio con unos pimientos rellenos de queso que tampoco aportaban nada es otro ejemplo.

Y el mejor plato, un bacalao con sus callos, sensacional.
Pocos platos de la zona.

Abducidos por un artículo en un periódico sobre la 2ª jornada micólogica que realizaba este restaurante y tras unos comentarios muy favorables por parte de unos amigos decidimos embarcarnos a cenar. Al princio prometía: Rovellón con cebolla caramelizada, ensalada de amanita cesárea, y hasta aquí, el resto fue un querer y no poder: trucha con setas, risoto con setas, ibério un tanto "resabiado" con setas, y para terminar una mousse de hongos con helado de violeta que sabía a sopistan. Con el menú se ofrecía vino de crianza de Rioja muy normalito (los hay muchos mejores de esos precios y no tienen porque ser con el típico topico de Rioja), agua y café. La vajilla aceptable, la cristalería deprimente y el local muy clásico de estos lares. En fín, un restaurante de batalla para ir oxigenarse por Javalambre y el Turia.

No realizare ningun comentario despectivo hacia este restaurante.Solamente matizar que la fama que lleva en el rincon de Ademuz y La Serrania del Turia es injustificada, y precios muy elevados, ya no para la calidad o no que ofrece, sino para la poca experiencia gratificante que supone cruzar la puerta. Me dio la impresion que comia debajo de un puente.Hay muchos mejores restaurantes en estas dos comarcas pero de cabo a rabo.

Precio carísimo para lo que ofrece. Los platos principales como la carrillada mejores en otros restaurantes mas "caseros" de la zona. Los platos de entrantes penosos como las tostadas con paté, o una especie de ossobuco de salmón y tomate... solo una tartaleta de alcachofas se salvaba de la quema.
Un sitio que sale carísimo para ir con niños, ya que el plato de fideos o potaje sale por ojo de la cara.
Los vinos correctos y bien aconsejados por el servicio, pero de elevado precio para la calidad cada uno conlleva.
Los postres sencillamente para pasar de ellos e ir al café directamente.
Ibamos 6 parejas y el comentario fué unánime para la calidad del servicio y la comida el precio era exagerado, nosotros hemos decidido no volver, pero por si a alguien la sirve de aviso...
(P.D. En un restaurante-alojamiento rural de Castiel, (por no dar nombres...) se come infinitamente mejor y a precio excepcional. No perderse el "postre de la casa", nosotros repetimos incluso en tres ocasiones, de vicio).

Siempre han existido los colores y existiran, por eso es normal que haya diferentes opiniones acerca del Restaurante Casa Emilio en el cual se pueden degustar una gran variedad y cantidad de productos y como olvidar esos vinos ya sean espumosos tintos rosados... etc por eso os animo a los que no hayais estado nunca a que os acerqueis a este lugar que es super acogedor te tratan como si estubieras en tu propia casa con una calidez y un cariño que es lo que mas buscamos las personas y a los que habeis estado como yo ahi pues os animo a volver, y a contemplar el precioso paisaje que hay en la zona.
Seguir asi que formais un equipo excelente.
Animo Rubén un fuerte abrazo y un beso,Emilio sigue asi y nos tendremos que poner a todos a dieta,ejejejej

Local acogedor en el que se elaboran platos tradicionales con algunos toques modernos.
La comida no esta mal y las raciones son abundantes, judías con codornices, jamón cocido con salsa de vino de Málaga, trucha, aunque algunos platos flojos como las escamas de bacalao (recién salidito de la nevera) y unos postres vulgares, limitándose a las tartas y poco más, hasta nos sacaron inexplicablemente una piña algo enmohecida (lo dijimos y ni siquiera se disculparon)
El servicio de mesa es rápido pero muy poco profesional y vulgar (imperdonable la vestimenta de algunas camareras)
La carta de vino es correcta, las copas mejorables y el servicio prácticamente inexistente.
Por lo menos no es caro, unos 20€ sin vino.
No volveremos

Siempre es un placer darse una vuelta por el rincón de Ademuz, mucho más si se cuenta que uno puede recuperar fuerzas en casa Emilio. Emilio y su hermano Paco toman las riendas del antiguo restaurante familiar. Uno se sorprende al llegar aquí y encontrar lo que sale de sus fogones y que elaboran las expertas manos de Emilio y Peter. Tienen gusto por la cocina de autor así como aquélla en la que se utilizan las materias primas del lugar. Tan sorprendente es la tarrina de foie y setas como el cordero trufado o los huevos Emilio . Cualquier plato es realizado con pasión y con devoción. Acercaos hasta aquí para degustar sus verduras salteadas con foie y jamón, las escamas de bacalao para seguir con cualquiera de sus exquisitas carnes. Encarna os asesorará sobre su carta de vinos que tiene una representación de los mejores vinos de la comunidad así como de otros lugares de la geografía española. Os aseguro que os sentiréis como en casa. Amable servicio y buenísima comida. La visita hasta el Rincón merecerá la pena.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar