Restaurante 7 Portes 7 Portes

Restaurante 7 Portes

15
Datos de 7 Portes
Precio Medio:
57 €
Valoración Media:
4.8 10
Servicio del vino:
4.2 10
Comida:
5.0 10
Entorno:
6.1 10
Calidad-precio:
4.1 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella (Barcelona)
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 50,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Nunca

Teléfono

7 Portes 7 Portes 7 Portes en Barcelona 7 Portes Restaurante en Barcelona 7 Portes

15 Opiniones de 7 Portes

El Restaurante 7 Portes es un restaurante clásico, muy tradicional en comida catalana, pescados y arroces. Sigue manteniendo su calidad, aunque se ha convertido en un sitio turístico y por lo tanto siempre hay mucha gente y ruido y por lo que veo a algunos foreros les parece que ha perdido su calidad original. El servicio es bueno y atento, aunque la cantidad de gente, les hace ir muy deprisa. He ido varias veces y la última vez iba con gente de trabajo y tenía problemas de estómago. Pedí algo con tan poco glamour, un arroz blanco con merluza. Dentro de mi estado, he de reconocer que estaba fantástico. Cuando hasta en un plato sencillo tienen productos de calidad y está bien hecho, siempre tienes un gran plato.

Estuvimos comiendo el pasado día 13 de agosto, en la mesa 49 (2 personas).
Pedimos amanida de faves, para compartir ... 12,80 E.
Paella Parellada Peix ...................... 22,60 E.
La presentación nada que ver con la foto que
ellos ponen como propaganda, el arroz por la parte
superior estaba muy negro y por encima para de-
corar, únicamente un trozo en el centro (parecía lan-
gosta. Tenía como cuatro mejillones,sin concha, unos
dos langostinos y alguna gamba; eso sí todo pelado y
en el fondo. Francamente, para haberla devuelto.
La Paella de Verdures....................... 15,70 E.
He de decir que esta paella estaba bien hecha.
Tomamos los postres de la casa.... 6,80 y 6,30 E.
Agua, Vino, Café y pan

Comida del viernes y ya con los deberes hechos tanto mi padre como yo guardamos un grato recuerdo de hara 3 años cuando nos invitaron a comer aquí. Aquella vez nos dimos un festin de cava, vino, comida, copas, puros... por un modico precio. Esta vez NO.

Llegamos y nos ponen en una mesa que no desearia ni a mi peor enemigo...

Pedimos dos cervezas, hubo que pedirlas dos veces mas para que trajesen las susodichas. Mi padre vuelve a querer cava para comer. Como la noche anterior habia elegido yo ahora le tocaba a el:

- Jamón con 4 tostas de pan... cobrar 25€ por eso me parece caro hasta en Noja.

- Arroz de carne y verduras. Oh wait, no estaba malo pero es que la carne se resumia a dos trocitos de butifarra y la verdura a pieles de alcachofa.

No quise postre.

Dos cafes solos a 2,80€ la unidad.

Pagamos por ese festin 109€... como pone un post anterior cualquier tiempo pasado fue mejor. A mi no me vuelven a ver el pelo por alli ni loco.

Visita para comer con dos niños y sin reserva.
Nos suben a la planta de arriba, con mucho espacio y muy cómodos.
Buñuelos de bacalao: muy ricos.
Croquetas de pollo: quizas por debajo de los buñuelos.
Canalones 7 portes: muy dignos, como los de mi madre, es decir hay que alabarlos.
Paella Parellada: algo justa, pero en su punto.
Vino: blanco 7 portes: correcto.
Zumo naranja natural, crema catalana, helados...

Personalmente me sentí muy bien atendido, rápido y fiable, comida de la de siempre sin florituras pero sabrosa.

Para el 7 Puertas cualquier tiempo pasado fue mejor. Amplio local situado a puertas de la Barceloneta, donde parece ser, que lustros atrás fue santo y seña, y que sus mesas se llenaron de la flor y nata de la ciudad, y de los paladares más exquisitos. La verdad es que cuando entras en él no es difícil imaginarlo, ya que por lo menos han sabido mantener la decoración y la estructura del local.

Ahora, puedes comer durante todos los días del año y a cualquier hora, ya que la cocina no cierra por la tarde.

Tanto sus entrantes como sus arroces no están mal, y en el mejor de los casos, pueden incluso resultar algo más que aceptables, pero poca cosa más. Yo que he comido en 2 ó 3 ocasiones, no tengo recuerdo de algún plato que me haya emocionado realmente.

Su carta de vinos es adecuada, con alguna opción más allá de las de siempre.

Por lo menos se agradece que bajando el nivel en los fogones, también lo hayan hecho con los precios (por lo que cuentan los más viejos del lugar, pocas carteras podían asumirlos antes)

Lo dicho, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Me hacía ilusión ir a este restaurante y tener experiencia propia, pues es uno de los más tradicionales de la ciudad y puede que el 2º más antiguo (creo que "Los Caracoles" todavía lo es más). Hoy dia de la Merced, festivo en Barcelona por ser su patrona, estaba hasta los topes, pero nos ubicaron en un comedor del primer piso. Pues a pesar de toda la prevención que podría presumirse por los comentarios del foro me ha gustado. Entrantes con unos buñuelos de bacalao sensacionales, buñuelos de verdad, huecos, que parece que van a salir volando. Jamón muy bueno, lástima que no estaba cortado en el momento, fallo importante que desgraciadamente se repite con frecuencia. Arroz de verduras y arroz "parellada" (mar y montaña, todo el marisco pelado) muy, muy ricos, con el arroz en su punto. postres sencillos, muy poco elaborados.
Carta de de vinos corta, con predominio de vinos catalanes y Rioja, poca presencia de DD.OO.más jóvenes y emergentes,media docena de vinos franceses, correctos cavas y algún champán. Oferta algo más numerosa de lo normal de blancos y rosados. Todo a precios bastante elevados. Menaje correcto, lástima que las copas son del montón. Bebimos un Torelló Gran Reserva muy rico. Es curioso que dispone de unos cuantos vinos dulces a copas a buen precio.
Servicio profesional, competente y amable, que cumple con eficacia a pesar de la afluencia de clientela. Lástima que la impresión positiva se haya lastarado un poco por una discusión en público de 2 camareros. Mal detalle.
A mí me ha gustado en general, además creo que el restaurante es en sí una atracción turística, y eso es así, pero además he comido y bebido bien. Con un poco más de cuidado con el coperío,los postres y el pan (un panecillo bastante corriente) mejoraría bastante.

Hoy fuimos a comer a este emblematico restaurante; del cual mi suegro me habia hablado varias veces que en sus tiempos era de los mejores; especialidad en canelones y arroces...
Pues bien, aprovechamos, en que dimos una vuelta por las ramblas y el Maremagnum, y acabamos en una larga cola para comer en este restaurante, la cosa prometia... Tienen horario seguido, no cierran por la tarde.
La verdad, con tanto nombre...no habia para tanto. Pedimos una sopa de rape(correctita, tal vez le faltaba mas rape)y como no canelones de primero... Los canelones eran muy buenos, pero tambien mi suegro los hace así y no vive de ello...
De segundo un arroz caldoso de escorpora y un solomillo de buey con setas.
Todo estaba mas que bueno, pero es que por lo que pagas; y su fama, pues esperas más.
Tomamos un Terras Gauda, como siempre, soberbio.
De postres un surtido de sorbetes y crema catalana.
Supongo que este restaurante, ha decaido con el tiempo; como deciis muchos veremeros; porque la fama no se refleja en su servicio, los camareros son lentos, y bastante bordes.
El maitre casi inexistente.
Para pedir la cuenta, tienes que levantarte, y hacer señas...
Te podrias ir facilmente sin pagar.

Fuimos mi pareja y yo a comer para celebrar el Dia de Sant Jordi.
Mi pareja reservó con bastante antelación para asegurarnos de disponer de mesa y no tener que hacer la enorme cola que hay para poder comer. Ahora, habiendo comido allí, no entiendo por qué tanta fama.
Servicio lento y sin grandes atenciones. De primero comimos unos buñuelos de bacalao, gambas y unas cigalas plancha que nos las tuvieron que cambiar porque las pedimos, insistiendo en ello, que no nos las trajeran abiertas y sin ajo y perejil.
De segundo, ambos pedimos pescado. Él una suquet de rape y yo un rape a la plancha. Su plato era ridículo y de suquet nada de nada. Mi plato se limitó a dos rodajas (eso sí, muy fresco el pescado) y una patata pequeña al horno, de tamaño minúsculo.
Todo bañado con un Riestling afrutado servido sin ninguna atención y, de tanto esperar, nos servimos nosotros mismos el vino.
Ninguna simpatía por parte del servicio, más bien lo contrario.
Salimos con gran decepción. Precio exagerado por el conjunto de todo: 124 € con vino y sin postres.
Materia prima buena pero por el conjunto del local, servicio, presentación platos....no es proporcional la calidad-precio.
Me quiso dar una sorpresa y salimos decepcionados. Comentándolo con gente, nos dimos cuenta que la opinión general es la decepción en global porque tiene un renombre dicho restaurante pero no se concuerda para nada con la realidad.

Restaurante q ha perdido todo lo q tenía, vive solo de la fama.Servicio flojillo, los arroces
sin contenido, el precio alto para lo q ofrecen. No volvere, era mi tercera vez en un año y la verdad me dio mucha rabia tropezar otra vez con la misma piedra.

Un clasico de barcelona de toda la vida, buñuelos de bacalao y canelones a la perfeccion, y una buen paella paellada, mesas demasiada pequeñas y sillas incomodas

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar