Restaurante Casa Roberto

26
Datos de Casa Roberto
Precio Medio:
49 €
Valoración Media:
5.1 10
Servicio del vino:
4.6 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
4.9 10
Calidad-precio:
4.6 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


26 Opiniones de Casa Roberto

Un clásico para comer arroz (y poco más) en la ciudad. Tiene varias opciones de arroces anunciada en la puerta y conviene fijarse porque luego no te traen carta, solo te informa de las opciones de viva voz, sin saber de precios y sin acordarte de la primera cuando ya te han cantado seis. Al mernos no habían platos en la mesa como sugerencias, aunque sí botella de vino recomendada. Ésto ya te coloca en un planteamiento de restauración de hace 25-30 años. Las copas de la mesa de vidrio tallado y redonda como balones, las de vino, te ratifican en antiguos planteamientos.

Ubicados en el comedor central donde el ruido se nota de forma importante, pero afortunadamente en una mesa redonda y en una esquina, lo que mejoró notablemente las sensaciones; al no estar del todo lleno, la separación de mesas fué más adecuada de la media. El servicio en sala muy profesional  y de muchos trienios a cuestas, limitandose al servicio de vino de dar a probar y primer servicio en copas.

Con arroz del senyoret encargado para los cuatro, buscamos unas entradas para compartir. Nuestra intención era de gamba roja pero no había y la propuesta de quisquilla nos pareció un hermano demasiado pequeño. Tras oir las opciones, tomamos:

. calamares a la romana: buen calamar, buen rebozado, algo sosos; buena ración

. pescaditos: salmonetes pequeños: perfectamente rebozados y fritos (poco hechos), nada aceitosos y bien de sabor. Muy recomendables.

. habitas y ajos tiernos fritos: pocos ajos, buenas habas, buen punto de fuego. Se notó a faltar algo de jamón o similar que complementara. También algo sosas.

Un buen pan tostado acompañó toda la comida aunque sin opción de aceite complementario ni salero reparador.

De principal:

. arroz del senyoret: servido al centro en paella, capa fina, ligero horneado final para secar, trozos de rape y gambas en proporción correcta; fondo muy conseguido, buen punto de sal, perfecto punto de cocción del arroz. Ración muy correcta. Se nota que es el punto fuerte de la cocina.

Postres, anunciados todos como caseros:

. tarta de queso x2: correctas

. tarta de crema quemada valenciana (por no decir catalana y herir susceptibilidades): muy básica.

. tarta de 3 chocolates: buena pero exclusiva para muy golosos.

Para beber tomamos, además de agua de Solares grande, un sencillo y honesto blanco de godello Triay, excepción entre vinos de una carta de caldos muy clásicos con variedad de Riojas y Riberas y aceptable proporción de valencianos, todos de gama baja y media, salvo alguna excepción, con precios elevados para los de gama baja y al uso en el resto. En los postres un par de copas de PX de Toro Albalá 2015 y luego, y por cortesía de la casa para el homenajeado, una botella de cava de Hoya de Cadenas junto a unas trufas y unos chocolates helados de Frigo que fueron lo mejor de todo, después del arroz.

Unos buenos cafés finales, bien elaborados y con su galletita de compañía.

Un sitio para comer arroces y punto.

Es sabido que en valencia ,es dificil comer una buena paella ,sea valenciana o de marisco .Aqui la valenciana la hacen bien , de las demas no opino porque siempre he comido esta

Hoy domingo , local lleno ,nos dicen que vayamos pronto para que el servicio sea mejor
A las 14 h estabamos ahi ,y la verdad es que hemos comido en media hora Todo un recor
Para compartir unas quisquillas hervidas ,y sepia con mahonesa
Una paella valenciana de pollo ,conejo, alcachofas y caracoles muy buena
Para beber hoy solo cervezas ,ni postre ,ni cafes
Quiza un poco mas caro que otros sitios, pero por lo menos vas a lo seguro

Total 87 e

Local de reconocido prestigio en la elaboración de arroces en el centro de Valencia. Es verdad que hacen muchos en muy pocas horas y hay descritos comentarios de arroces menos acertados. He estado en múltiples ocasiones y el arroz ha estado siempre de notable alto a muy bien. ¿Suerte? La frecuencia me hace pensar que no puede ser solo suerte.
Otro tema aparte es el precio: siempre me ha parecido un arroz de alto precio. El local estaba al 50% que en este caso son muchas mesas llenas, ya que tiene planta baja y piso; esta situación mejora el entorno pues hace un par de años estabas en mesas muy juntas con mucho barullo de fondo.
Una estupenda mesa redonda te hace encarar todo con mejor sonrisa.
La carta de vinos está centrada un valencianos (lógico) con vinos muy clásicos en general, con precios elevados. El servicio fué directo sin dar ni a catar no recuerdo ni con qué excusa; temperatura correcta, copas mejorables, solo un nuevo servicio final para acabar la botella y preguntar si otra más. Servicio y cambio de platos y cubiertos bien y ágil. Vajilla y cubiertos de hostelería corriente.

Comida para cinco ya encargada de arroz con bogavante. Elegimos unas entradas que fueron un muy buen jamon sabroso con un pan normalito tostado que se queda duro pronto y un correcto tomate para acompañar. El pan estaba mejor con el buen aceite Casa Albert que había en la mesa y el tomate para comer con cuchara y dejar al jamon expresarse en solitario. Unas puntillitas correctas sin más.
Unas sabrosas gambas de Denia, tres por persona, jugosas, de tamaño algo más que medio, a la plancha, quizás con demasiada sal exterior fueron perfectas para el tiempo de espera del arroz.

De principal fué el arroz, que merecía una foto la presentación en la paella, con buena cantidad de bicho que además era de muy buen tamaño aunque menos jugoso de lo esperado (¿mucho hervir?). El arroz en muy buena ración, en buen punto, con el aceite justo de dejar manchado el plato al acabar, correcto de sabor.

Un sorbete de limon muy bien presentado y por cortesía de la casa (hay quien conocia a los dueños) empezó a empujar al arroz hacia abajo. De postres: una de kiwi, una de piña, (¿alguien adivina cuantas mujeres había?) un pastel ruso con chocolate caliente bueno aunque troceado para que ocupe más espacio en el plato; dos helados de turron con chocolate caliente en ración XXL (me pareció mayor que otras veces).

Para beber optamos por un blanco pues aún hace calor: un albariño bien de Lagar de Cervera 2012. Me quedé un poco corto y pedí una copa de tinto sin poder elegir porque solo uno tenían abierto: un Beronia (¡¡qué recuerdos!!); casi me congelo las manos intentando ponerlo en temperatura adecuada porque debió salir del congelador de los chupitos en lugar de la nevera de vinos. Además un par de aguas sin gas y dos cocacolas.
Cafés para todos con una buena galletita de compañía; sin chupitos ni mistelas ni repeticiones de cafés ofrecidos.

Buenas sensaciones a la salida; aunque las gambas no son baratas en general, ahora es el mejor momento por su precio más bajo de todo el año, al menos hasta que acabe octubre. Total 315€.

Nuestra primera visita a la ciudad de Valencia y claro, había que comer paella, varias personas nos habían comentado que en Valencia ciudad, este era un buen sitio para comer paella.
Pues allí que fuimos.

Comedor amplio, con las mesas bien distribuidas y bien puestas, casi lleno, me sorprendió la cantidad de camareros que tienen, mas de lo que necesitan, varios estaban a la expectativa por si alguien necesitaba algo, los camareros son de la casa y expertos, se aprecia que tienen el servicio por bandera, en la mesa de al lado, la señora comentó que la paella estaba salada y se la cambiaron sin rechistar, también me sorprendió un poco, es que era una paella entera...

Mientras esperábamos la paella, pedimos tomates con ventresca, la verdad es que prescindible, la ventresca bastante floja y los tomates correctillos.

Llegó la paella y nos gustó mucho, todo, sabor, cantidad, conejo, verduras... 16,50€ no controlo los precios, pero nos pareció correcto, en cambio, todo lo que rodea a la paella, es bastante caro, los citados tomates con ventresca, 14 €, con una RCP mala, unos sorbetes 5€.

Teníamos la idea de beber cava, los precios exagerados, un Codorniu 28€, finalmente optamos por un Prios, verdejo (14€).
Buenas copas, bien servido, y rellenando la copa de tanto en tanto.

En fin, nos gusto la paella, no la ventresca, pero como ibaos a por la paella, salimos satisfechos.

Es buen restaurante, pero no posee la mejor paella valencia, aunque su fama sea traspase fronteras, la verdad es que tiene una buena variedad de arroces, he probado el de bogabante que esta bastante bien y la paella valenciana que la prepara el propio Roberto, como me han comentado cuando he estado, como anecdota de mi última visita nos toco una botella de vino que esta pasada, algo que puede pasar.

Me recomendo el sitio un amable taxista de valencia, me dijo que era muy bueno en arroces,y en eso no fallo, la paella valenciana que comimos estaba espectaculara y el precio dentro de la normalidad.
Cuando nos sentamos a comer el camarero ya habia puesto un plato de jamon en la mesa para hacernos la boca agua, menos mal que como solo eramos dos nos decidimos por tan solo media racion, y al igual que con el arroz tambien estaba bien en relacion calidad-precio.
Nuestra ingrata sorpresa fue cuando nos aconsejo unas gambas a la plancha, lo primero que me resulto extraño fue que nos las oferto por uidades, cosa que nunca nos habia pasado, ya que siempre las he pedido por cantidades, como solo las queriamos probar pedimos 6, tres para cada uno, y menos mal porque nos clavaron 5 Euros por cada una y lo peor es que encima no era de buena calidad.
Por eso os recomiendo el restaurante para los arroces pero no tomeis marisco que deja bastante que desear.

Popular restaurante de paellas en Valencia. Salas abarrotadas, con mesas muy juntas y bastante bulliciosos los salones. Estaba hasta la bandera. Tuvimos suerte en la reserva y nos pusieron en un mini salón que separa otros dos más grandes en la planta superior.

La oferta principal son las paellas, nos decantamos por una de marisco con todo pelado, "del Señorito" creo recordar que se llama. Buenísima, en su punto, generosa con los tropezones.

Bueno el Jamon y el lomo, bien la ensalada de tomate con ventresca, generosas raciones.

La carta de vinos no es nada especial, ninguna sorpresa, y sobre todo que no tuviesen ninguna oferta de espumosos nos llamó al atención. No sabemos si los tienen fuera de carta, no preguntamos.

Un Cresta Rosa Premium sirvió dignamente de plan B.

Servicio de sala olvidadizo, aunque ponían interés en las peticiones, pero si no se consuman de poco sirve el esfuerzo. Servicio de vino limitado a poner el vino en una cubitera, copas poco adecuadas.

Postres caseros decentes, bueno el arrope, bien el tocino e cielo y algo más flojo el pan de Calatrava.

Mi sorpresa al llegar a esta conocida arrocería fue comprobar la tremenda aglomeración de mesas que hay distribuidas en tan justo espacio, que te obligan a ir sorteando comensales o sillas para encontrar el WC o salir a la calle. Demasiada bulla. Por lo demás, el servicio es correcto, camareros bien uniformados y atentos al cliente, aunque algo apresurados. Bien por los entrantes de jamón ibérico y lomo de caña, así como el tomate con anchoas. Excelente arroz con langostinos, muy buen sabor y mejor punto de arroz, nada caldoso ni aceitoso. Se disfruta de un arroz así. Carta de vinos justita. Postres normales. Café bueno. Aunque la relación calidad / precio entiendo es un poco alta en Casa Roberto - a mi juicio - pienso que los diferentes arroces elaborados en este restaurante merecen la pena volver a visitarlo.

Restaurante muy conocido y céntrico,grande y que dispone de reservados, con decoración tradicional.
Muy buena atención y servicio. Cocina valenciana tradicional, nosotros tomamos ensalada de tomate, atún y anchoas buenísimas, esgarrat, jamón y lomo ibérico y puntillas y pescadito frito. Luego un arroz senyoret( de marisco peladito) excepcional. De postre variado de frutas y dulces.Buen servicio de vino, tomamos Hoya de Cadenas Reserva privada 2003.
Una buena opción para comer buen arroz en el centro de Valencia

Local donde no cabe una sola mesa más. Aglomerado. Poca independencia entre las mesas, acabas participando en las conversaciones de tus vecinos. No me gustan los restaurantes que vienen a ver qué quieres sin ofrecerte una carta. Este es uno de esos. Optamos por un plato de jamón ibérico (20€), muy bueno. Este plato tienen costumbre de dejarlo en las mesas, no fue nuestro caso, pero en algunas les hicieron que lo retiraran. También pedimos tellinas (12€), plato abundante y de muy buena calidad. Como plato principal arroz abanda (17,50€), de sabor correcto y excelente punto de cocción. Bueno el pan. Carta de vinos fácil de mejorar, a precios elevados, optamos por un Emilio Clemente (21€), el servicio se limita a "ya te he abierto la botella", ni siquiera opción a probar . Cafés flojitos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar