Restaurante Barceloneta

14
Datos de Barceloneta
Precio Medio:
67 €
Valoración Media:
6.4 10
Servicio del vino:
4.9 10
Comida:
7.2 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
5.6 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sants-Montjuïc
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Abierto 365 días del año

Teléfono


14 Opiniones de Barceloneta

Vistas,lugar excepcional,servicio impecable,los precios un poco altos pero la calidad y frescura de la comida lo merece.
Comimos
Pan con tomate muy bueno
Tataki de atún con salmorejo, muy bueno, presentación algo viejuna
Merluza y kokotxas en salsa verde divinas
De segundo
REMOL al horno creo que es como un rodaballo muy bueno
Postres
Helado de coco con fondo de crema catalana, y milhojas de fresitas me gusto mas el primero
Para beber tomamos un cervoles blanco y una copa de chivite vendimia tardía y para terminar cafeses.
Me gusto no es mi tipo de restaurante ,pero disfrute tanto con la comida como con el servicio

Acudí no muy convencido , mientras esperábamos tomamos un vermut,Izaguirre . Empezamos con un pica-pica potente salteado de ceps con butifarra, bacalao "esqueixat" , rosinyols salteados con ajo y perejil y una tartar de lubina a la manera de Ramon todo bien el tartar delicioso de segundo tome rodaballo a la plancha muy bien todo esto regado con un vino blanco Blanc de Sere,bien, de postre una tarta de chocolate con vino dulce ,cafeses, al final fue una muy buena comida

Acabamos comiendo en el restaurante después de un decepcionante vermú por la Barceloneta (cualquier tiempo pasado en ese barrio, fue mejor...). El restaurante en cuestión presentó el cartel de no hay entradas, por lo que tuvimos que esperar en su curioso hall, hundidos entre cojines y con clientes que también aguardaban su turno.

Comimos en la planta de arriba, aunque no en su tan demandada terraza. En esa ocasión 5 adultos con peque, por lo que después de un pica-pica a base de alcachofas fritas, mejillones, fritura de calamares y alguna ración más que ya no recuerdo, la mayoría nos decantamos por la paella. Los entrantes aceptables pero no emocionaban, y el arroz exactamente lo mismo.

El servicio no tuvo su día ya que se despistaron a la hora de tomar la comanda y traer los platos. El local en cambio es agradable y su ubicación es ideal, al lado de los diferentes yates y veleros que allí están amarrados.

Una opción más, especialmente si le quieres poner la nota de glamur a un arroz o pescado.

Para una reunión grande de familia fuimos a este restaurante a degustar pescado. Nos pusieron en el piso alto al lado de la ventana con unas buenas vistas para acompañar la comida que estuvo francamente bien. Unos entrantes de pescado, frescos y sabrosos y unas croquetas deliciosas. Yo comí una dorada a la sal, de buena materia prima, otros comieron estofado de rape, suquet...Todo muy bueno. Los postres tambien lucieron, con una comita de chivite vendimia tardía, delicioso. Ah! Los vinos, buena carta y en buenas condiciones de servicio y temperatura. El servicio fantástico. El precio para lo que comimos y bebimos me pareció muy razonable, Nos salió a unos 46 por cabeza.

7 comensales en zona interior pero al lado de la terraza, con una correcta ubicación y mesa amplia.
Servicio rápido y atento.
Ensalada de la casa con bonito, 1 xanguet, pimientos de padrón, espárragos verdes a la graella, croquetas de pollo y jamón, botifarra d la graella y ración de paella del moll para 5.
2 Vinos blanco, Lorenzo Cachazo, correcto.
Con postres y cafés... en total 257.95 euros.

2º día consecutivo disfrutando de todo lo que conlleva este afamado restaurante. Hacia mucho tiempo que no acudía y he notado mejoras en el conjunto global. Éramos 6 personas. Nos ubicaron en la terraza. Restaurante a tope de capacidad. El día invitaba a disfrutar, y así fue. La carta de comidas es amplia, bien confeccionada y diseñada. La carta de vinos ha cambiado bastante desde mi última visita. EMHO bastante completa en comparación con hace no mucho tiempo. Me alegra que vayan mejorando día a día. Todos los detalles de sobremesa correctísimos. Cristalería Riedel. El servicio ágil, eficaz y simpático.

Tomamos los siguientes platos:

- Pan con aceite y tomate.
- Ensalada de tomate, cebolla y olivas.
- Chanquetes.
- Navajas a la plancha.
- Tellinas a nuestra manera.
- (2) Suquet de rape con patatas.
- Arroz negro con sepia.
- Pies de cerdo deshuesados.
- Entrecotte de ternera con vino y cebolla confitada.

- (2) crema catalana.
- Profiteroles con chocolate.
- Macedonia de frutas.
- Tiramisu.

Bodega:

- Cepas viejas 2007.

- 3 cervezas, 2 aguas.
- Poleo, 2 cafés y 2 Gin Tonic de Hendrick's.

* Totalmente recomendable. Hemos disfrutado mucho en todos los aspectos. El trato por parte del personal de sala ha sido magnifico. Todos los platos servidos sin ningún pero. El servicio del vino realmente bueno, no hubo ni un solo momento en que la copa estuviera vacía. La RCP considero que es buena ya que la calidad del producto con el que trabajan es de primera.

Un saludo.

Fuimos un grupo de 15 personas a cenar el sabado por la noche. Se habia reservado un salon privado. La carta es bastante amplia y sugerente. Mi impresion para empezar no fue buena con el servicio del vino y he de decir que es lo unico a lo que le doy un suspenso. Nos lo sirvió una señora que golpeaba la copa con la botella cada vez que servia. Ademas antes de servirnos los segundos nos enseña una botella que tenia menos de un tercio y nos pregunta muy asombrada si queriamos que abriera otra... a lo cual le dijimos que por supuesto dado que estabamos en mitad de la comida, o antes y que eramos 15...y ya no volvio a preguntar si no que iba sirviendo vino, con el golpecito correspondiente, hasta el final de la cena. Pero cual fue mi sorpresa cuando ya en la sobremesa con unos gin tonics, alguien dice: ¿ aqui en Barcelona es costumbre llevarse el vino a casa ?? es que han dejado dos tercios de botella ( Les terrases, por cierto y nada barato..). Es decir que nos pregunta una estupidez a media comida pero para abrir una botella y servir una copa probablemente ya en los postres no dicen ni mu... En fin.
A pesar de todo valorare la comida que fue mejor de lo esperado. Loos entrantes a compartir:
- buñuelos de bacalao: bien
- escalibada : muy bien
- Chopitos : muy buena fritura
- jamon: normal
- pan con tomate: muy bueno
- anchoas: excelentes
Los segundos yo tomé un rodaballo a la plancha que de aspecto parecia de piscifactoria pero la calidad resulto excelente por lo que quiza me equivoqué y entre otras cosas el precio no era de piscifactoria (unos 35 euros). Mi pareja tomó lubina salvaje al horno y estaba tambien excelente. El resto tomó diversos pescados y todos opinaron muy bien.
El postre: una tarta de tiramisú aceptable. Parecia casera.
Los GT y wiskies muy mal servidos. Mi wisky en un vaso de tubo ¡¡¡¡¡ y otro con cocacola en vaso bajo de wisky ¡¡¡ optamos por no decir nada a la señora porque era como hablar con la pared.
El resto del servicio atento. El precio no lo sé porque no pagué yo

Restaurante excelente y estrategicamente ubicado. En el Port Vell, en frente de los lujosos yates. Buena recepción con aparcacoches. Decoración floja...madera de segunda calidad, muy oscuro y con poco gusto. Local atiborrado de turistas (pocos nacionales...sospechoso). Carta enfocada en pescados y mariscos a precios de escándalo. Aperitivo normalito, pescado de cierta calidad pero que no se corresponde a los precios. La carta de vinos excesivamente comercial, más y teniendo en cuenta la excelente y moderna bodega que se divisa. Los precios de los caldos, también algo subiditos de tono. Pienso que podrían dar algo más, por la fama que atesora. En definitiva, caro para lo comido, no mata la propuesta y local incómodo por la ebullición de gente. El servicio bastante flojo. No mata.

Maravillosas vistas de Barcelona. Los entrantes me parecieron un tanto ridículos por el tamaño de la ración aunque la cocina es excelente. Tomé como entrantes unas gambas de Palamós a la plancha y un salpicón, de plato fuerte una caldereta de bogabante acompañado de un Augustus Chardonnay que...casi lloro de gusto, todo riquísimo. El punto negativo fue el servicio; me trajeron el vino, lo abrieron y allí se quedó. No me mostraron la botella, no me lo dieron a probar y tuve que servirme yo mismo en varias ocasiones ya que la despreocupación o dejadez casi rallaba en lo catastrófico. El tiempo transcurrido entre los entrantes y la caldereta fue larguísimo, llegué a pensar que se olvidaron de mi. Pienso que una mesa de dos comensales que deja 300 euros de cuenta merece un poco más de atención.

Restaurante ubicado en el Port Vell (puerto viejo) de Barcelona, con extraordinarias vistas y con aroma a mar (cuando hace buen tiempo abren los ventanales).

LA comida muy buena, especialmente la paella de bogavante, además de las almejas al vapor, chocos, calamares, etc. Todo fenomenal.

La carta de vinos es más que aceptable, e incluso te ayudan a escoger si te ven perdido.

El servicio muy correcto.

La única pega es que hay mucha gente y habitualmente se hace difícil hablar sin gritar, pero bueno ... es lo que tienen los buenos restaurantes ... que están llenos ...jeje

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar