Restaurante Echaurren tradición en Ezcaray
  

Restaurante Echaurren tradición

5
Datos de Echaurren tradición
Precio Medio:
52 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
8.2 10
Entorno:
7.9 10
Calidad-precio:
5.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: De mercado, Riojana
Vino por copas:
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


5 Opiniones de Echaurren tradición

Habia comido en Echaurren en 3 ocasiones,en todas disfrute mucho,excelente comida y buena carta de vinos.

Pues bien en esta ocasion me encontre,que el Restaurante familiar de "la madre",se ha convertido en Echaurren tradicion?.Por otra parte uno de los hijos ha abierto Echaurren(2 estrellas michelin).Al entrar pienso que estoy entrando en el Echaurren estrellado,mobiliario de diseño,cambios decoracion...pero no..estoy en Echaurren Tradicion.Todo lo que era familiar,calido,cercano,te servian la madre,los familiares...se ha convertido en un Restaurante donde el "lujo"se aprecia por todas partes(no se como sera el Echaurren estrellado).

Cierto es que la comida sigue manteniendo un nivel muy alto.Pero los platos son de diseño,los camareros son educados,profesionales,pero sin la cercania y calidez de antes.

Comento esto porque,efectivamente,los precios se han disparado.Los vinos(carta de vinos correcta,sobre todo Rioja)han triplicado sus precios cuando no por cuatro.La comida tambien cara.Supongo que es necesario pagar todas la reformas y el estrellado,por supuesto.

En resumen,en mi opinion se pierde el encanto de un Restaurante familiar,para pasar a unos Restaurantes de lujo...por supuesto hablamos de Ezcaray y Valdezcaray(estacion de Sky...)o sea gente guapa.

Muy buena comida...pero no volvere.Que lastima.

Llevaba yo ya unos años pensando en hacer una visita a este pueblo y por supuesto al restaurante. Queremos probar sus míticos platos y hacernos una idea de como es esa cocina de las madres. De las madres de antes. Así que elegimos el Echaurren tradición. Fuimos tres comensales pero detallaré el menú degustación en sí. Destacar el estupendo servicio, la amplitud del local y su bien vestidas y amplias mesas.
Para beber, nos decidimos por un blanco con crianza de un año en barricas de roble americano y un año más en botella. Un Barón de Ley Tres Viñas cosecha 2013. Viura, Malvasía y Garnacha blanca. Un vino de los que me gustan, se nota la barrica pero sin exagerar.
Comenzamos con las famosas y desde luego bien resultonas, “croquetas de nuestra madre”, de jamón y pollo. Desde luego que están para comerte un remolque. Seis piezas de buen tamaño. Nos han encantado.
Pasamos al carpaccio de gamba sobre tartar de tomate, ajo blanco y caviar de vino tinto. Un plato fresquísimo y exquisito. Perfecto conjunto de sabores bien armonizados.
Continuamos con las Setas de temporada con ajetes tiernos, todo guisado en su propio jugo con yema de huevo. Plato “simple” pero seguimos disfrutando. Excelente calidad de los productos tratados de manera genial.
El siguiente plato es la Menestra de verduras de primavera. De nuevo un producto de alta calidad, en su punto. Muy rico.
Para mi el plato del día han sido las pochas a la riojana con fritada de tomate. Están de rechupete, finísimas, suaves a más no poder. Un plato ligero por mucho que no lo parezca.
Merluza a la romana confitada a 45 grados. Se deshace en boca, fina a más no poder. Muy , pero que muy rica.
Y terminamos la parte salada con otro de los platos míticos del restaurante, la Albóndiga de la abuela sobre parmentier de trufa. Pues de nuevo agradable sorpresa en forma de un plato jugoso y de resultado sobresaliente.
De postre una Tosta templada con queso de cameros, manzana reineta y helado de miel. Un postre a la altura del resto de la comida. Muy golosón pero nada empalagoso. Excelente colofón para un disfrute total.
El precio que pongo es el del menú degustación. La rcp que en comida sería de notable alto queda rebajada por el precio elevado de sus vinos.
Para ver alguna foto: http://gastiondo.blogspot.com.es/2017/07/restaurante-echaurren-tradicion-ezcaray.html

  • merluza

  • cordero

  • Pochas

  • croquetas

(Pechá de kilómetros para ir y volver en el día)

A este lugar vas a comer tradición. Ni fuegos de artificio, ni cucadas, ni lechugas en vinagre (bueno esto sí, si forma parte de una ensalada).

Ambiente y servicio como de club inglés. Para comida directa, charleta directa; no vamos a darle muchas vueltas. Hay un menú del día de lo más atrayente. El día en que estuve había judías blancas de primero y rabo de segundo. Me habría ido a este menú de cabeza, la verdad, pero quería probar más cosas, de modo que elegí el "Menú Degustacíon". Hablo de memoria y se comienza por las celebérrimas croquetas. Bien de sabor y textura, es meritorio una textura casi líquida en la masa de bechamel tras la fritura. No obstante, qué le vamos a hacer, soy de esos tipos a los que le gusta, además, que haya tropezones en la masa. Supongo que algo hay que sacrificar. O se tiene textura o se tienen tropezones, pero no se pueden tener los dos.

Seguimos con pimiento cristal con yema de huevo (¡la mejor salsa del mundo mundial es la yema de un güevo!). Un plato sencillo y directo. Si te gusta el pimiento y el güevo, ¡pues te va a gustar hombrededios! Por supuesto mojé pan.

Después las cocochas de merluza al pil-pil, que a mi me parecían en salsa verde aunque pilpileadas, no sé si me explico; y un punto pasadinas para mi gusto. También mojé pan.

Más. Una suerte de menestra de verduras. Muy bien el punto de las verduras.

Seguimos con la merluza a la romana confitada a baja temperatura. Impecable el punto del pescado. Carne de marmol deslizándose en láminas. Muy, muy bien, aunque algo subido el punto de sazón para mi gusto.

Terminamos el asunto con una albóndiga sobre parmentier. ¡Vuelvo a mojar pan!

De postre una especie de tarta de manzana con helado de miel. Muy rico. Aquí no mojé pan, pero debiera haberlo hecho.

Vino hay y está bien la carta, la verdad. Una núcleo principal de vino de Rioja y después otras DOs y países. Hay una variedad bastante notable y es posible encontrar vinos que tomar a buen precio. De verdad de la buena. Vamos a por vinos por copas. Ahí la cosa renquea, sólo había un par de vinos blancos por copas. Tomé uno, cuyo nombre no recuerdo, a base de viura fermentado en barrica y que era bastante razonable, aunque muy generosamente cobrado a 4,16 EUR la copa. Por contra, un punto muy a su favor es que te pongan una jarra de agua.

En suma es una comida que nos remite al hogar directamente, pero pasada por un cierto tamiz. Abstenerse cazadores de experiencias gastrofudis & the likes.

P.S. He editado para incluir las croquetas y gracias al apunte de Oscar. Se me había pasado por completo hablar de ellas.

Acudimos a comer a Ezcaray después de estar visistando, en Haro, la bodega de Muga. No había duda... teníamos que ir a Echaurren. Hace un par de años estuvimos alojados en su hotel y, por circunstancias, no pudimos comer. Esta vez ha sido justo al contrario.
Acudimos sin reserva pensando que en esas fechas y entre semana no tendríamos mucha dificultad para encontrar mesa. Así fue, pero ciertamente había bastante ocupación.

Nos decidimos a tomar el menú del día y solo puedo decir que fue un acierto absoluto.

AL centro, como apertivo nos pusieron unas croquetas, las fabulosas croquetas de Marisa, y una crema de queso de cabra. Agradecerles que a mi, no puedo con el queso y menos el de cabra, me cambiasen ese entrante por una mousse de espárragos blancos. Las croquetas excelentes como siempre. El queso riquísimo según mi mujer y la mousse de espárragos muy suave y fina.
Como primer plato, ese día había caparrones (bendita suerte tuvimos de que fuese el guiso del día) y no defraudan. Las alubias tiernas, mantequilla pura, los sacramentos sin hacerse pesados, el caldo gordito y bien trabado. Con unas piparras en vinagre para acompañar. Nos pusieron una sopera para los dos de la cual tomamos dos platos cada uno (yo incluso algo más...) y seguía habiendo. Pero es que en la mesa de al lado, que eran cuatro personas, les cascaron dos soperas... Pues luego la digestión no fue pesada, ni mucho menos. ¡Qué caparrones, oiga...!
De segundo, bacalao a la riojana. El bacalao en su perfecto punto de desalado. Se abría en lascas con mirarlo. La riojana muy buena.
Postre para rematar la comida. Mi mujer tomó una tarta de requesón extraordinariamente tierna y sabrosa, que acompañaron por una bola de helado. Yo tomé cuajada de leche de oveja. Una cuajada muy blandita y gustosa con nueces y miel.
Café para aguantar los ojos abiertos en el camino de vuelta a Logroño.
Del vino y su servicio no puedo comentar nada porque tomamos cerveza sin alcohol... si no hubiese tenido que coger el coche...

Un apunte más. Tres días después nos enteramos de que tan solo 48 horas antes de nuestra visita, Marta, hermana de Francis, había fallecido. Admirable profesionalidad de toda la familia del Echaurren que, pese a estar viviendo una situación así, habían abierto sus puertas y estaban dándolo todo. Desde aquí un reconocimiento a todos ellos y mi más sentido pésame a la familia.

Un marco agradable,distinguido ,confortable,incluso,junto al Portal.Servicio amable, algo alejado del cliente, correcto que no simpático.No me gustó nada el servicio del vino , distante, altivo ,sin fundamento diría, semejante altivez, st si se cree que Xerico no tiene barrica o se vacia media botella de vino en dos copas.Gran menú clásico de 24 euros, muy dificil de igualar en la perfección de la purrusalda, el guiso de cordero o la mahonesa de espinacas, sensacional, no es facil cocinar en la excelencia, lo que cocinan muchos..

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar