Restaurante La Albahaca

Datos de La Albahaca
Precio Medio:
71 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Castellón
Localidad: Castellon/castello
Dirección: Ronda Mijares, 86
Código postal: 12002
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 71,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


4 Opiniones de La Albahaca

Cita anual con toda la preparación previa que requiere por parte del organizador y toda la predisposición por parte del chef (Rafa) y del sommelier (Javier) que cada vez consiguen sorprendernos y elevar un poco más el listón, llegando a ofrecernos un menú y un maridaje de alto nivel y a un precio muy correcto, con el añadido de sus explicaciones en vivo y en directo para cada plato y para cada vino. Un enorme placer, aunque sea una vez al año, pero ya estamos mirando el calendario para la próxima convocatoria.

Sin cambios en el local, con las mismas mesas redondas aunque alternando las posiciones de los comensales y con algún comentario de recuerdo del año anterior, nos disponemos a ese tsunami que nos han preparado y que incluyó como cena:

. jurel, aguacate y causa limeña: presentado a modo de dos nigiris y rematados con huevas de arenque y salmón. Su compañero de viaje fue Solo, un vino de uva palomino con crianza biológica. Sorprendió agradablemente.

. tomate, sorbete de gazpacho y pico de gallo con piparra: se congela el tomate, se tritura, se decolora, se obtiene esa agua de tomate decolorada, se emplata con sifón y con gelatina del mismo tomate, además del sorbete de tomate (¡será por texturas de tomtate!) y complementado con caviar de aceite de oliva. El vino, poco conocido y de una muy premiada bodega, fue un macabeo ecológico de Valdejalón, llamamdo Microcósmico, bien apreciado en general.

. tartar de buey, ajo negro, panela, ají amarillo en pan de maiz con AOVE: complementa una margarina de cilantro y aceite de oliva y jengibre ahumado. Maridado con Barahonda, también ecológico, monastrell y shiraz de Yecla que causó impresiones diversas.

. bacalao y zamburiña a la brasa, chemoula y alcachofa: el bacalao extraordinario viene con aires marroquies; macerado en especias (comino, cilantro, cayena, ajo..) y con la compañía de unos corazones de alcachofas. Esa alcachofa aconseja pasar a espumoso y el elegido fue un Torelló brut nature Gran Reserva que resultó muy aplaudido.

. moussaka de conejo, nueces, espinacas y tomate asado: las espinacas en un licuado en aceite de oliva. Viaja con un elegante y muy escaso (5000 botellas) vino de Cahors, de uva malbec y etiquetado como Les Escures resultando elegante para una malbec pero no llegó a enamorar como tinto principal.

. naranja y frutos rojos: un postre cítrico completado con sorbete de frambuesa y servido en media naranja semivaciada. Maridado y contrastado con un elegante verdejo de vendimia tardía: V Dulce de Invierno de Javier Sanz, que resultó la sorpresa vinícola ganadora.

El chef hizo un gran esfuerzo por conseguir una cena muy saludable con una búsqyeda de alimentos sanos y el refuerzo de antioxidantes (tomate y tomate, ajo, especias, pescados, carne blanca, frutos secos, cítricos..) complementado por los antioxidantes del vino sin olvidar agua de Benasal. El servicio de sala fue, quizás, mejor que nunca. Buen ritmo de platos desde cocina y una cuidada presentación de los mismos. Servicio de vino con rellenado si hizo falta.

Unos buenos cafés e infusiones más la sobremnesa sin prisa por parte del local, completaron una gran velada. Difícil de superar para el año que viene. Ahí está el reto.

La cita anual del grupo (con algunas incorporaciones y algunas ausencias) una vez más; nos ubicamos en el salon superior junto a la cocina y con menú pactado y consensuado, también en los vinos y con un servicio muy especial en el que se comentan uno a uno todos los platos, por el chef, y los vinos, por el jefe de sala.

Mesas bien vestidas, redondas para 8-9 comensales, buen servicio de sala, cadencia de platos, buenas copas con servicio de  cada vino perfectro de temperatura y servicio. El agua de Benasal.

Todo preparado para disfrutar y repasar lo ocurrido en todo un año:

. Ostra, fruta de la pasión, jengibre, servido con El Muelle Vino De La Tierra De Cadiz - Palomino Fino - Blanco 6m Sobre Lias

. Tartar de tomate asado, boquerones y chile chipotle que se acompañó con Tío Diego Jerez - Palomino Fino - Amontillado 14 Años

. Aguachile de piña y gamba blanca de Denia maridado con Sylvaner Troken Sec Valleé Du Rhin - Sylvaner - Blanco 3 M Sobre Lias

. Arroz ultramarino de planctón, callos de bacalao y anacardos con doble maridaje Recaredo Terrers Cava - Mac/Xar/Perel - Brut N G Reserva 40 M Rima y con Envidia Cochina

. Conejo, boletus, hinojo, trufa negra y piñones tostados con su vino elegido Casa de la Seda Utiel-Requena - Bobal - 6 Meses En Fudre

. Lulo y chocolate negro complementado con Banyuls Aoc - Tres Garnachas - Fortificado Dulce

Unos cafés necesarios para el conductor y para el regreso a casa en una noche lluviosa no, lo siguiente.

De nuevo cena de grupo con cita anual y esta vez sí estaba el cocinero deseado: Pedro Salas.
Preparó un menú creativo y con fundamento, explicando plato a plato de forma personal al conjunto de comensales desde detalles del producto utilizado hasta la forma de cocinarlos.

Además se comentaron con detalles también los vinos que tomamos:
. cava para la llegada un rosado
. blanco Los Almendros
. tinto Los Almendros
. Maduresa
Lamentablemente los tintos se enfriaron más de la cuenta (por culpa nuestra que los metimos en hielo al llegar por el calor del ambiente y no se retiraron a tiempo) y se quedaron algo más insípidos de lo que merecían.

Para comer:
. Pez limón (llamado lecha en la zona) y berberechos con ponzu y aceite de trufa, sorbete de leche de tigre nikkei y huevas de pez volador: un conjunto potente y sabroso con el pez de modo que ya debe estar en peligro de extinción.
. Crema templada de raíces (puerro, apio, hinojo) y miso blanco con huevas de salmón. Yo lo hubiera puesto de entrada por aquello de calentar motores. Muy agradable con ese miso fermentado.
. Bacalao al pil-pil licopénico, con espinacas y almendras: de un tomate filtrado se extrae licopenos para enriquecer el aceite. Queda un aceite rojizo que probado aparte sabe más a tomate que a aceite. Solo curioso el aceite. Bien de sabor el pescado y el conjunto.
. Degustación de un arroz “de marjal”, con anguilas, ranas y salicornia. Esta planta que crece en agua salada y que mejora el sabor a mar del conjunto. Gran plato.
. Conejo con puré de chirivía y mole de cacao del collaret y aceitunas negras, La presentación un poco cada uno a su aire. Bien de sabor.
. Versión dulce de un pesto genovés (Albahaca, piñones, parmesano y aceite de oliva). La albahaca en forma de sorbete, el aceite en forma de perlas, el parmesano como suero y la pasta es griega quedando mucho más fina y dulce formando un nido sobre el que descansa el helado. Interesante y original aunque quedó poco dulce para lo esperado.

Un buen rato de charla permitió disfrutar de los vinos ya a temperatura correcta y planificar el encuentro en noviembre en Valencia.

Cena pactada y realizada para 22 personas. Buen servicio en sala, bien de espacio, bien de manteleria cubiertos copas.... con rapidez y eficacia en hcer una cena correcta y en tiempo ajustado. Para beber un verdejo, Dinastía, de un bonito color dorado y en boca más interesante de lo habitual

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar