Restaurante Seu-Xerea (RESTAURANTE CERRADO): Fusión real como la vida misma


La mañana del día en cuestión la habíamos pasado en el coche viajando desde Madrid a Valencia. Habiéndome sido asignado el asiento del copiloto tuve tiempo más que suficiente para estudiarme la página web del SeuXerea vía smartphone y para cuando llegamos, ya nos habíamos decidido por el Menú de Tapas, el Menú del Día también era muy atractivo pero la combinación de platos del de Tapas nos pareció realmente redonda y a muy buen precio.

Aparte de estudiarme la carta tuve tiempo para averiguar quién era aquél británico-birmano-afincado-en-Valencia llamado Stephen Anderson y lo que leí de su historia espoleó aún más mi interés pues desde que pasara largas temporadas en Londres soy muy aficionada a la cocina asiática y sus posibilidades de fusión con la cocina mediterránea me fascinan.

La fachada del restaurante es discreta y elegante, sin ningún elemento decorativo estridente que pueda indicar que la cocina que se sirve en su interior tiene influencia asiática, La puerta de cristal te lleva a un primer pequeño comedor con un ambiente más íntimo del que sale un pasillo que dará en una diáfana y luminosa sala cuya única nota discordante es una zona elevada sobre una tarima a modo de seudo-reservado donde sobre una de sus paredes en color rojo, se desgrana la historia familiar de Steve.

Tuvimos la suerte de que estuviera atendiendo en Sala, no es lo que más le gusta, más bien al contrario puesto que sigue disfrutando y mucho de la cocina pero sin lugar a dudas es un perfecto anfitrión que despliega ese arte tan difícil que es combinar la cordialidad y cercanía con un respeto por el espacio de los comensales y una sabia discreción en el servicio.

Entramos con buen pie pues nuestra petición de Peruccis blancos fue acogida con una sonrisa que se amplió cuando supo de nuestra elección por el Menú de Tapas que se compondría de cinco snacks y un plato principal a elegir entre tres opciones.

* Los snacks:

- Gazpacho de tomate, sandía y melón: Aunque parece una elaboración sencilla, la acidez del tomate dificulta la armonía con las frutas pero aquí está muy bien conseguida y es agradablemente refrescante.

- Coca con sardina ligeramente ahumada y pisto: El ahumado es muy delicado pero consigue impregnar la grasa de la sardina que parece desaparecer. La coca es fina y no excesivamente crujiente. Una combinación elegante.

Los siguientes tres snacks tendrían notas marcadamente mestizas:

- Croquetas de pollo al curry rojo con mayonesa de yuzu y ensalada de algas: creo que este plato materializa estupendamente el concepto fusión de Steve. Pocas cosas hay tan "nuestras" como las croquetas y consigue que mantengan su idiosincracia sin desmerecer las influencias thai y japonesa. Muy recomendables.

- Crujientes de pasta filo con puré de remolacha y raita: una vuelta de tuerca a las tradicionales y sabrosas "samosas" indias, realzadas con ese puré de remolacha y esa refrescante raita (salsa de yogur)

- Clóchinas con aromáticas tailandesas y leche de coco: de nuevo el Mediterráneo pero esta vez representado por uno de los productos más típicos valencianos, las clóchinas, cocinadas en su punto al vapor y acompañadas de un jugo insoportablemente delicado y cítrico.

*Plato principal: decidimos poner a prueba la mediterraneidad de Steve pidiendo un arroz:

- Arroz de verduras con alioli de lima: el arroz estaba en su punto perfecto de textura y sabor, la verduras al dente y el alioli de lima simplemente delicioso. Aprobado con nota en arroz fusión

*Entre el arroz y los postres:

- Un sorbete de mandarina y cava: cambio del típico sorbete de limón al cava que le aportó dulzura.

*Vino: Para beber y siguiendo las sugerencias de Steve, nos decantamos por un todo terreno que se adaptara a los diferentes aromas, sabores y texturas del camino:

- Heiner Sauer Gewurztraminer Nussdorfer Herrenberg Spätlese 2012: Armonía entre el punto justo de dulzor de fruta fresca y la acidez óptima para maridar platos de diferentes orígenes y concepciones. Suficientemente largo para satisfacer sólo. Muy atractivo.

Y llegó la hora de atacar

* Los Postres:

- Potito de fruta de la pasión y chocolate blanco: me encantó la presentación y muy rica la combinación de texturas y sabores.

- Pavée de chocolate con helado de caramelo: sólo apto para muy golosos y adictos al chocolate ¡droga dura! ;-)

Steve nos insistió mucho en que acompañáramos los postres con un vino de naranja.

- PAR Vino de naranja (D.O. Condado de Huelva): Nos costó acceder porque veníamos de una mala experiencia en la cena con los Gastronómadas pero he de reconocer que estaba muy rico y era sin duda original, mucho mejor que el de aquella noche. Realmente la cosa cambia cuando es vino de verdad, proveniente de uvas Pedro Ximénez, que ha permanecido en contacto con piel de naranja deshidratada.

Pero el SeuXerea es mucho más que unos platos y unos vinos, más allá de un buen servicio y una experiencia altamente satisfactoria. El SeuXerea es Stephen Anderson y su historia personal, el legado recibido de sus antepasados. Merece la pena conocerse, asi como su visión de la gastronomía actual.

Lo podéis hacer aquí y además veréis las fotos ;-)

  1. #1

    Craticuli

    Muy sugerente y original, y como siempre un comentario excepcional.
    Saludos.

  2. #2

    JaviValencia

    Buen comentario de otra memorable comida y encima con una bonita historia.

    XXX

  3. #3

    Aloof

    otro delicado comentario,como siempre,pero tengo una duda el viaje en coche seria de madrid a valencia y no
    de valencia a madrid.saludos,pareja.

  4. #4

    Mara Funes

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Últimamente no sé si me gustan más las historias o las experiencias gastronómicas... ;-)

    ¡Gracias! XXX

    Mara
    https://www.verema.com/blog/el-bosque/
    https://www.verema.com/blog/puck/

  5. #5

    Mara Funes

    en respuesta a Craticuli
    Ver mensaje de Craticuli

    Gracias Craticuli pero cada día estoy más convencida de que si los comentarios me salen bien es porque la experiencia ha merecido la pena, por lo disfrutable o por lo que haya aprendido de ella.

    Saludos,

    Mara
    https://www.verema.com/blog/el-bosque/
    https://www.verema.com/blog/puck/

  6. #6

    Mara Funes

    en respuesta a Aloof
    Ver mensaje de Aloof

    ¡Ups! Tienes toda la razón, Alfonso ¡menudo traspiés! Ya lo he corregido.

    Muchas gracias por avisarme y por tus palabras.

    Saludos :-)

    Mara
    https://www.verema.com/blog/el-bosque/
    https://www.verema.com/blog/puck/

  7. #7

    Abreunvinito

    Da gusto leer el comentario. Parece que estabas como de amigo invisible sentado a la mesa y con el complemento de la historia.
    Felicidades por el disfrute de mientras lo vivias y tambien mientras lo escribías.

  8. #8

    Mara Funes

    en respuesta a Abreunvinito
    Ver mensaje de Abreunvinito

    Pues sí, la verdad es que me sentí como protagonista y espectadora al mismo tiempo y es eso precisamente lo que he querido narrar, relatando la experiencia gastronómica y la historia de Stephen Anderson

    ¡Muchas gracias!

    Mara
    https://www.verema.com/blog/el-bosque/
    https://www.verema.com/blog/puck/

  9. #9

    Craticuli

    en respuesta a Mara Funes
    Ver mensaje de Mara Funes

    Esta claro que si el sitio no te inspira una "historia" es muy difícil escribir algo bueno.
    Saludos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar