Restaurante Restaurante Asador Alameda en Fuenmayor

Restaurante Asador Alameda

Datos de Restaurante Asador Alameda
Precio Medio:
55 €
Valoración Media:
6.2 10
Servicio del vino:
4.9 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
6.1 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: La Rioja
Localidad: Fuenmayor
Dirección: Plaza Azpilicueta nº1
Código postal: 26360
Tipo de cocina: Riojana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 45,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos noche y Lunes todo el día

Teléfono


13 Opiniones de Restaurante Asador Alameda

Alameda es un restaurante sencillo, un asador sin grandes pretensiones , con precios razonables La carne , las verduras y el pescado se cocinan bien , con dignidad pero sin deslumbrar ni por el producto ni por su manejo. Es mi opinión claro. Quizás lo que más me gustó fue el postre una excelente tarta de manzana templada que estaba de muerte. Una buenas verduras, unos buenos espárragos, un buen cogote de merluza y una buena y jugosa carne. El servicio es peculiar, pero amable y atento. Los vinos, bueno no se sirven mal, pero en la carta es frecuente que falten referencias. Local muy discreto, algo anticuado. En definitiva y a mi entender, un lugar recomendable donde comer bien pero sin alcanzar altas cimas como asador

Último día en tierras riojanas y nos acercamos a conocer otro de los supuestos grandes restaurantes de La Rioja.
El lugar se encuentra haciendo esquina en un edificio antiguo y bien cuidado en su exterior.
En su interior la decoración es de core clásica con un aspecto y colores limpios.
La cocina tiene buenos fundamentos y todo lo que pedimos estaba rico,si algo tienen que mejorar es el servicio de sala que aunque se les veía profesionales y con ganas de agradar era más bien limitado y lento ( aunque no sabemos si la culpa fue de la sala o de la cocina)
Pedimos al centro para pedir cuatro personas: alcachofas en salsa verde foie de pato y espárragos cocidos.
De segundo para compartir los cuatro pedimos carrillera de yermara , cabrito asado y manos de cerdo estofadas.
No pedimos postre.
Una botella de agua dos refrescos y lo regamos todo con un Roda delicioso.
Hay que decir que pedimos un Roda uno que venía en carta de vinos y no tenían y nos pusieron gentileza de la casa de aperitivo una crema de espinacas y una croqueta a cada uno, así como unas golosinas con el café.
En resumidas cuentas buena cocina, buenas calidades y ganas de agradar pero les falta controlar los tiempos ya que desde que acabamos los segundos platos hasta que nos dieron a carta de postres pasaron quince..... O que se gasten las perras ayuden al país y contraten algún camarero más.

nos recomendaron alameda por la calidad del chuleton y la verdad es que estaba bien cocinado y de gran calidad pero a 66 euros el kilo acaba saliendo un poco excesivo de precio cuando un tercio del chuleton es grasa que hay que apartar si no quieres morir de un ataque de colesterol.
para el resto sin peros, la comida deliciosa, croquetas excelsas de aperitivo (ofrecidas) y salmon ahumado. de entrantes las alcachofas deliciosas y en el punto, unos cardos salteados con almendras fantasticos y unos boletus edulis impresionantes. el chuleton perfecto pero ya comente. buenos postres, los srobetes maginificos (mandarina y cafe) y el cafe muy bien hecho.
habia poca gente para ser sabado y llegamos pronto, pero el servicio fue perfecto, atento y servicial y rapido.
el servicio del vino muy bueno, un buen luis cañas crianza de 2004 mas que bebible y un prado enea gran reserva 2005 al que le falta botella. volveria si puedo!!

Es un restaurante asador familiar de reconocidísimo prestigio. Aqui Esther en los fogones y su marido Tomás en la sala se dedican a estimular los sentidos de sus comensales con una cocina de mercado en su mayoría tradicional riojana pero con algunos guiños a otras regiones.

El restaurante dispone de dos pisos, en el superior tiene reservados para los comensales que exigen intimidad. En la planta que da a la calle hay 6 mesas todas redondas, bien vestidas, suficientemente separadas y con vistas a la cocina. El aforo total llega a los 70 comensales.

El homenaje fue un carrusel de sensaciones que teniamos en el recuerdo, pues ya nadie de los comensales vive en La Rioja. Esos olores de cocina tradicional, familiar, con los excelentes productos de la huerta riojana, sus asados, su pescado del cercano Cantábrico, de alegrías riojanas con su aliño de aceite y ajo que con su poderío deja en pañales a su prima la guindilla, patatas riojanas, caparrones, manitas de cerdo, callos y morros o las lecheritas empanadas.

Como era temporada de tomate empezamos con un Gazpacho, de alma andaluz pero cuerpo riojano. Como se dice por estas tierras "mucho bueno".

Despues un bocado que consistía en una elegante croqueta casera de jamón.

Una majestuosa Ensalada Ilustrada hizo presencia en medio de la mesa. Era una explosión. de sabores. Cuando se vive en las grandes ciudades ni la lechuga sabe a lechuga, ni cualquier otro vegetal tiene su sabor... sí, su presencia puede ser preciosa pero poco o nulo es su sabor. Por eso disfrutamos tanto con esta Ilustrada.

Acabamos el prólogo de pica picas con unas piparras, que como los pimientos de Herbón "uns pican e outros non"

Ahora el grupo se dividió entre Menestra de Verduras frescas o Pochas a la Riojana. En ambos casos deliciosamente delicadas.

Besugo a la Parrilla, en su punto, con la carne del pescado tersa, consistente y sabrosa porque Esther no solo domina los fogones sino que tambien doma la brasa.

Llegó el asado, cabrito para ser mas exactos, con su piel crujiente y la carne jugosa y tan suave que se deshacía en la boca. Iba acompañado por unas patatas al horno que tenían usía. El conjunto, realmente memorable!!

No pudo nadie con el postre pero con los cafes nos sirvieron unos contudentes petits fours... que casi por gula (y porque estaban deliciosos) dimos buena cuenta de ellos.

Con las cervezas de entrada pedimos el vino y como el escogido, Tobelos, estaba agotado el sector mas clásico de la mesa pidió Muga, un vino que nunca falla.

La bodega bonita, amplia, surtida
preciosa, en la tierra. metida
pero no temais al pedir
no habrá clavo que sufrir

Son los recuerdos tan impresionantes
que nos ponemos sorprendente literarios
y nos fluyen rimas consonantes
con aromas y sabores culinarios

  • Cabrito Asado

  • Besugo

  • Ensalada Ilustrada

Es verdad que fuimos un domingo a la hora que mas gente habia pero el servicio de mesa dejo mucho que desear. Nos sentaron a la mesa y tardaron mas de 15 minutos en darnos las cartas, otros 20-30 en tomarnos nota, unos 15 en sacarnos las bebidas y nos os quiero contar lo que tardaron en servirnos los platos. Es cierto que nos sirvieron un entrante de cortesia mientras esperabamos (un gazpacho delicioso) y que todo estaba buenisimo (aunque yo no vuelvo a pagar 8E por 12 canicas-croquetas)y el chuleton estaba justito de caliente para comer.
Fuimos dos personas y la comanda fue la siguiente:

1 racion de sus croquetas - 8.00
1 alcahofas en salsa verde - 12.00
1 chuleton de buey (a ojo unos 700-800 g.) 55.00
2 pan - 1.50
1 vino crianza (Heras Cordon recomendado por el camarero y muy buena eleccion) - 14.00
1 Agua 1L. - 3.50
1 postre - 8.00

Total con iva 111.78

Y solo hablo por mi, porque los de la mesa de al lado corriendo peor suerte, les sentaron en una mesa con los restos de los comensales anteriores y tuvieron que pedir que la recogieran, que la montaran, que les dieran unas cartas para pedir, ... no escribo mas que solo de recordar me pongo mala.

Les dare otra oportunidad entre semana pero lo tienen muy dificil

Una casa principal en el centro del pueblo, aloja este restaurante, en dos pisos, con una decoración clásica, algo regia, los dos salones son algo estrechos, pero la disposición de las mesas es muy buena tanto para los comensales como para los camareros.
Buena vajilla y mantelería, un servicio amable, dedicado, con ganas decididas de hacer sentir bien al cliente.

La carta es sugerente y hay algunas sugerencias fuera de ella. depende a la hora que llegues, mas bien tirando a tarde, tienen el cabrito casi a punto.

Nosotros para empezar elegimos dos Hojaldres de puerros y gambas.
Dos cuadrados de hojaldre con los trozos de puerro dentro, un par de gambas peladas nadando sobre una crema con base de leche y probablemente, con el jugo de los puerros, muy cremoso y suave, el hojaldre muy bien hecho, podría parecer pesado por la crema, pero no lo es, quizás cuando empieza a serlo, ya se ha acabado, disfrutamos mucho con este plato.

De segundos pedimos unas manitas de cerdo con foie y una carrillera de ternera al vino tinto.
Tanto la carrillera como las manitas llevan exactamente la misma guarnición, las mismas salsas, de acompañar la carne, el puré líquido, las tres mermeladas.
Con el foie de las manitas, las mermeladas pueden pegar, pero con la carrillera al vino, no. Me sorprende que utilicen las mismas salsas, creo que el plato pierde algo de personalidad, al margen de esto, las carnes tiernas y gustosas, las manitas con bastantes huesos.

La carta de postres, no muestra el precio, mal, y ya se porqué, pedimos uno y nos cobraron 8€, era un flan de queso con helado de queso, que estaba muy bueno, pero con unas bolas de nata de spray.

El vino, la carta es inmensa, pero el camarero ya nos avisa, no tenemos todos los vinos de la carta y lo que es peor, nos sigue avisando (en un ejercicio de honestidad digno de resaltar) y de los que tenemos, la mayoría están a una temperatura terrible, no nos caben todos en el armario climatizado, así que dejamos la carta y directamente preguntamos, que tienes en condiciones?, finalmente un Muga crianza (18€), copas correctas, descorche y fuera.

En resumen, lo mejor de todo, el primero, unos segundos correctos y un trato al vino indigno de la comunidad que les ampara.

De nuevo en esta casa pere esta vez entre semana, sin demasiada gente.
Confirmamos todo lo dicho en el anterior comentario. Incluso repetimos los mismos entrantes y el cabrito. Todo vuelve a estar a muy buen nivel.
El servicio siempre muy atento, incluyó dos aperitivos de la casa: Un vasito de salmorejo riquísimo y un carpaccio con lascas de parmesano.
Comida para 3 pax:
1 ración y media de croquetas (ricas)
3 hojaldres de puerros y gambas (muy finos, nada pesados)
1 de pimientos del piquillo (no me dejaron repetir)
3 raciones de cabrito (muy bueno, pero no sublime como en la anterior visita)
1 postre de tiramisú casero (pero de los de verdad)

Vino: Van ampliando la carta con algunos vinos de la Ribera del Duero (no faltan Alión y algún Vega Sicilia) y Somontano. Esta vez pedimos Pujanza 2005 (18€ + IVA) en copas aceptables, pero perfecto de temperatura.

Precio total: (136.37€ inc. IVA, dos aguas y dos refrescos)

Le tenía un poco de miedo a esta visita, ¡pero qué equivocado estaba!.
Restaurante en dos pisos. Nos tocó el de arriba, con decoración transnochada, pero creo que acogedora. Mesas demasiado juntas y puede que resulte algo bullicioso. Creo que este es su punto negativo.
Servicio por parte de dos camareros profesional y muy atento.
Carta tradicional a tope basada en estupendas materias primas, incluyendo muchos asados tanto de carnes como de pescados.
Comida para 3pax:
Aperitivo de la casa: Pinchos de algo similar a la butifarra a la plancha
Entrantes (perfectamente escalonados y cambiando el servicio)
Nuestras croquetas (sublimes de nuevo. Ya no sabemos cuáles son las mejores: Echaurren, Casa Toni o las de este local). Repetimos con otra ración.
Una menestra de verduras de temporada (variada en ingredientes con sus corazones de alcachofas, puntas de espárragos, en fin, perfecta)
Hojaldre de puerros y gambas (un clásico que hacía años que no probaba; muy bueno)
Pimientos del piquillo asados (de rechupete)
Segundo: Habíamos encargado asado de cabrito para los tres. DIGNO DE ALABANZA. Cabrito de no más de 5 kilos, pura mantequilla y perfecto el punto del asado. Además abundante como para repetir. Si volvemos, repetiremos sin duda. Como guarnición nos propusieron una ensaladita de escarola que aceptamos (luego la cobran a 9€)
Postres:
Fresones con zumo de naranja
Tarta de queso con arándanos y muselina de mango (riquísimo, generosa ración, con esto quedé reventado para siempre, pero es que daba pena dejárselo)
Vino: Efectivamente lo de los vinos tiene su cola pero están en ello. De hecho, nos trajeron una carta previa que solo incluye vinos de La Rioja. No menos de 100 tocando todos los palos: Clásicos, modernos, y de todos los precios. Algunos a muy buen precio (Pujanza Norte 2006 a 40€). Pedimos un San Vicente 2005 (36€ + IVA) a temperatura perfecta y en copas más que suficientes. Cierto que no saben asesorarte (me llama la atención tanto vino y que no haya nadie en la sala que sepa de la materia) y que el servicio solo es descorchar, puesto que te sirves tú mismo.
Invitan a chupito. Pedimos pacharán casero muy rico.

Precio total: 189.28€ (inc. IVA y 3x1€ de servicio y pan)

Para nosotros la comida fue perfecta. Se que algunos les parecerá exagerada la nota en este apartado, pero es que todo resultó perfecto. No hay platos de fusión, ni de autor, ni arriesgados. Veníamos a lo tradicional y lo hemos encontrado sobradamente. Bravo por este restaurante.

Como de costumbre en La Rioja, excelente producto del mar y de la tierra: una merluza que parecía recién pescada y un filete de buey con un sabor extraordinario, siempre en su punto de asado gracías a Tomás que, codo a codo con Esther, dirigen la cocina con maestría. En la sala, el bueno de Jesús y compañía, siempre dispuestos y atentos. La carta de vinos, provisional, es excelente y cuenta con una amplia representación de los vinos de la zona. Los postres de antología, por lo que es aconsejable dejar un poco de espacio para el remate central. En resumen, gran calidad y familiaridad como es norma en La Rioja, tierra poco dada a imposturas y sofisticaciones que, desde luego, yo no echo de menos.

Un buen restaurante. El cabrito es pura mantequilla y pleno de sabor.La verduras exquisitas. Las habas, quizás un poco aceitosas.El servicio atento y eficaz.
Un pero. Un pero gordo. No tienen carta de vino. La están confeccionando según nos dijo el camarero. Esperemos que pronto tengan una buena carta de vinos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar