Restaurante Ocho y Medio

Datos de Ocho y Medio
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
5.2 10
Servicio del vino:
5.4 10
Comida:
4.9 10
Entorno:
6.1 10
Calidad-precio:
3.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: Plaza Lope de Vega 4
Código postal: 46001
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 36,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


9 Opiniones de Ocho y Medio

Aunque no se come mal nada llega a destacar. De entrante jamón ibérico y tabla de quesos, algo escasas las raciones para el precio. De segundo pescado del día que no sabieron bien indicar cual era, estando algo insulso. Sorbete de mango, tambien escaso. La comida regada con una botella de Aalto, elegida de una carta amplía aunque tal vez demasiado personal.

Estuve cenando con mi marido el día de nuestro aniversario y desde luego, el sitio para nada cumplió con el mínimo.
Estábamos solos, tardaron una barbaridad en atendernos. Imaginaros cuando encima, al ratito, llegó otra mesa, INDIGNO.
Cuando nos sacaron los platos principales, ESTABAN FRIOS, claro , como tenian el restaurante "tan lleno" no daban a basto. Los camareros, nunca estaban a la vista, si necesitabas algo, por supuesto debias esperar a que alguno/a apareciera...
A mi marido le iban a servir más vino cuando ya habíamos pedido el postre y habian recogido la mesa!!!
Trato regular/mal, haciendo distinciones entres las dos únicas mesas que estábamos.

Coincido en que hay exceso de mesas en el local
SErvicio atento y amable

servico de vino correcto

nuevas creaciones algunas de ellas muy interesantes

rcp correcta

Se nota que gastan un excelente producto, pero no le saben sacar todo el provecho que podrían.Flojas y poco acertadas casi todas las elaboraciones (no nos gustó nada la carrillera con mango, que estaba verde y crudo).La bodega bien seleccionada y un trato muy correcto al vino.El servicio excesivamente lento, a pesar de no estar lleno el local.Creo que pueden hacerlo mejor.

Ibamos un grupo muy numeroso (y ruidoso) y a pesar de eso, el servicio fue atento y eficiente en general. La comida muy rica, lo mejor el salmon poche y el mitcuit (de entrantes), y mi lubina estaba excelente. El sitio muy bueno, en pleno centro, enfrente de Santa Catalina, con una terraza muy concurrida; la decoracion no es mi estilo, pero no es desgradable. Me gusto, pero me parecio caro, especialemnte con la oferta que hay ahora en Valencia (claro que este restaurante pillara mas turistas que otros)

Local atractivo, aunque tal vez con demasiadas mesas. Menú de corte moderno, con buena presentación y buen acabado en la gran mayoría de los platos. Servicio atento y muy servicial. Carta de vinos aceptable, con no muchas referencias pero bastante variada. Copas aceptables y servicio del vino informal pero correcto. Tal vez los precios un poco altos para lo que se ofrece pero la cena estuvo bien en general. Repetiremos.

Pedimos un menú de degustación que resultó ser la máxima definición de la cocina creativa entendida como timo. Con un nivel de sofisticación en la línea de los salones de bodas de pueblo.

El servicio estúpido y prepotente, poco profesional y ridículamente envarado. El local no es particularmente bonito, chic burges de pueblo en todo caso. Lo que unido al abominable servicio hace que la comodidad brille por su ausencia.

El trato del vino en la misma línea, oscilando entre la ignorancia y la estulticia.

Quizás la cosa cambie si no vas en vaqueros o no llevas el pelo largo. Pero para nosotros la peor experiencia gastronómica en muchos años.

Se trata de un restaurante que cuida mucho determinados aspectos a nivel formal, que se ha ubicado en una linea clara atravida y contemporanea a través del empleo de herramientas estilísticas como la decoración, el servicio, los adiacentes (dispone de un club de Jazz), etc. etc. Sin embargo descuidan la esencia de un restaurante, que no es otra que la gastronomía. No se come mal del todo, pero no cuidan la cocina como deberían para un restaurante con esas pretensiones.
En cualquier caso quien quiera disfrutar de un buen entorno lo hará.

Cocina mediterránea con influencia francesa. Local distinguido pero acogedor. El servicio es impecable, muy profesional. Espectacular el foie "mi cuit" y la sinfonía de setas con habitas. Los lomos de dorada soberbios. Carta de vinos extensa, incluso tienen vinos de California (que no nos atrevimos a probar). Copas adecuadas, aunque podrían mejorar, dado el "caché" que se le quiere dar al restaurante.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar