Restaurante Ocho y Medio: Regular


Aunque no se come mal nada llega a destacar. De entrante jamón ibérico y tabla de quesos, algo escasas las raciones para el precio. De segundo pescado del día que no sabieron bien indicar cual era, estando algo insulso. Sorbete de mango, tambien escaso. La comida regada con una botella de Aalto, elegida de una carta amplía aunque tal vez demasiado personal.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar