Restaurante Ocho y Medio: VERGONZOSO


Estuve cenando con mi marido el día de nuestro aniversario y desde luego, el sitio para nada cumplió con el mínimo.
Estábamos solos, tardaron una barbaridad en atendernos. Imaginaros cuando encima, al ratito, llegó otra mesa, INDIGNO.
Cuando nos sacaron los platos principales, ESTABAN FRIOS, claro , como tenian el restaurante "tan lleno" no daban a basto. Los camareros, nunca estaban a la vista, si necesitabas algo, por supuesto debias esperar a que alguno/a apareciera...
A mi marido le iban a servir más vino cuando ya habíamos pedido el postre y habian recogido la mesa!!!
Trato regular/mal, haciendo distinciones entres las dos únicas mesas que estábamos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar