Johnnie Walker Blue Label

Whisky Johnnie Walker Blue Label

Puntuación del whisky
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
4,6

Destilería: Diageo
País: Reino Unido
Licor: Whisky
Graduación (vol): 40,00%
Precio aproximado: Más de 100 €
Descripción
Otros licores catados de esta destilería

Elaboración: Johnnie Walker Blue Labeles es un whisky blended elaborado a partir de la mezcla de la mejor selección de whisky de las reservas Walker. Diseñado por el maestro destilador Jim Beveridge, este whisky conmemora el original Old Highland 1867. Está compuesto de 40 whiskies procedentes de destilerías que ya no existen y madura en barricas de roble durante un periodo de 50-60 años. Es único, delicado, profundo y complejo y que ha conservado todos los sabores característicos de los whiskies de la familia Walker.

5 Opiniones de Johnnie Walker Blue Label

Aromas frutales (pera), vainilla, chocolate, tabaco, tostados, algas.
Todo muy suave y sutil.
En boca suave, refinado, algo de volumen, alcohol perfectamente integrado, algo ahumado y salino.
Paso suave y final amargoso agradable a frutos secos. Postgusto mas dulce. Algo corto.
Equilibrado y delicado.
Buen whisky pero me ha decepcionado, me gustan mas los potentes con aromas a turba y algas.
El precio es excesivo.

De color ámbar con reflejos verdosos.

En nariz es suave, frutal, dulzor típico de la malta, cuero, madera vieja, alcohol
imperceptible, vainilla, mantequilla, denso, complejo y muy elegante. Deja una
sensación profunda. A los 10 minutos se expresa con extraordinaria diferencia, la suavidad y complejidad toman otra dimensión propias de los whiskies viejos.

En boca es bastante añejo, salino, pimienta negra, notas a madera y turboso, con persistencia en la parte retronasal que confirma la edad de la mezcla.

En general es un buen whisky pero no es un whisky excelente, es un whisky diseñado
para gustar a un gran público perdiendo elementos por el camino que lo dejan en un
whisky extraordinariamente mitificado y sobrevalorado. Existen otros whiskies mucho
mejores que cuestan mucho menos pero es el precio que hay que pagar por un producto
tan injustamente encumbrado. (Yo también he caido)

Hablo del Whisky más caro y exclusivo de la compañía líder mundial de este destilado, producida en Kilmarnock (Escocia). Su producción se reduce a dos botellas diarias. Un Whisky tan limitado que en siete años se dejará de producir, debido a que su procedencia radica en destilerías ya desaparecidas.

Mi crónica empieza comentando que es el único destilado que mi análisis ha derivado a puntuarlo con un 100. Un whisky de época, un pecado para los sentidos porque se atreve a insultar a los recuerdos, para mostrarnos que nunca hemos probado nada igual.

Estamos ante el logro del mejor Master Blended del mundo, el maestro que elabora el blended más prestigioso y sofisticado de cuantos nacen en Escocia.

Apoteósico, sensual, fino y elegante. Su visual describe su conjunto, unas tonalidades jamás encontradas, entremezclando tonos cobrizo con reflejos naranjas, amarillos y verdosos, tiene luz que se refleja como una puesta de sol. En nariz muestra la integración perfecta del alcohol, complejo, repleto de notas frutales, florales que envuelven un sin fin de apuntes dulces y especiados, sabiamente engarzados con las notas de su larga crianza, ricos tostados, chocolates y frutos secos. Las notas de yodo, algas y ligero ahumado completan su casi indescriptible paleta aromática.

En boca procedo a degustarlo según el más fino ritual para apreciar los grandes whiskys. Un servicio denominado como la ola de frió, en la cual se sirve el Blue Label en una copa de fino cristal y gran diámetro en su balón, junto a una copa con hielo y agua fría. Siempre tomaremos un sorbito de agua fría para limpiar la boca y refrescar a las papilas, preparándolas para cada sorbito de este blended y poder apreciar como si fuera el primer sorbo. Demuestra grandeza, plenitud, resultando extremadamente soberbio y placentero. Su ataque es un derroche de notas dulces que evolucionan hacia especiados en perfecto volumen y un cuerpo untuoso, fino y complejo. En su final nos aporta recuerdos ahumados a un conjunto único.

Un whisky donde no se percibe el alcohol, toda finura, elegancia y complejidad en matices de nariz y boca, un mundo de sensaciones.

Armonía
Una propuesta de un buen habano que ceda todo el protagonismo al blue label, aportando suavidad al paladar, apostamos por un Petit Churchill de Romeo & Julieta.

Agradecimientos a mi buen amigo Antonio Pacheco y al estreno disfrutando esta maravilla de su nueva estancia creada para endiosar al puro y al destilado, Estancia Puro & Placer Sala Reserve del Restaurante Enoteca & Vinoteca Crópani de Málaga.

Es un whisky elegante, suave y que entra muy bien para tener buenas sensaciones y acompañarte en una buena conversación o viendo una buena película. Tiene un color dorado suave. En náriz se notan las maderas y un aroma muy complejo. En boca ya he dicho que es elegante y muy suave, tiene muy buenas sensaciones, se deja paladear con gusto. Es extraordinario, a pesar de no ser de malta.

Precioso color dorado tenue con reflejos verdosos, nos indican que estamos ante una reliquia en la copa.

La nariz es compleja, suave, maderas, ahumados, se hace dificil concretar la nariz de este whisky, que va evolucionando segun temperatura, tiempo, impresionante.

En boca es serio, contundente pero de una elegancia inusitada, pasa sin molestar, sin groserias, y el retrogusto, amigo, que maravilla, que sensaciones post. Dura y dura, no termina nunca, una maravilla.

Nota: Elaboracion copiada de la web.

  • Más leído
  • Más recomendado

- No hay entradas a destacar -

- No hay entradas a destacar -

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar