En Sants

Un hotel majete pegadito a la estación de Sants.

Las instalaciones son modernas, más que modernas, nuevas, debe llevar poco tiempo construido o reformado.

Las habitaciones son heterogéneas, la mía tenía un suelo como de moqueta (los odio) sin embargo la de unos amigos era suelo sintético muy guapo. No obstante son cómodas y de correcto tamaño.

Para ser tan reciente la decoración es un pelín rancia.

Wifi.

Servicio muy amable.

El precio es sin desayuno.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar