El restaurante de los fluidos

14 respuestas
    #9
    Santi Albert
    en respuesta a Mtejido2000

    Re: El restaurante de los fluidos

    Ver mensaje de Mtejido2000

    He intentado buscar una foto del tal Pierre Rostaccis pero nada de nada... Está mal prejuzgar pero vamos, a este le echo una pinta como poco curiosa. 

    Si se miran mucho lo de no hacer fotos ni vídeos dentro (cosa poco probable si te despojan de todo), será difícil saber si es un fake o no.

    Vamos, yo NO iría ni pagado.

    Twitter: @santinoalbert

    #13
    Joaquin1965
    en respuesta a Mtejido2000

    Re: El restaurante de los fluidos

    Ver mensaje de Mtejido2000

    A mi lo que me ha hecho gracia de la noticia es esto:

    "Para abastecerse de suficiente semen y fluidos vaginales, Rostaccis ha contratado a una plantilla de jóvenes entre 21 y 24 años de edad, cuyo único trabajo es masturbarse todo el día para producir los ingredientes principales".

    Y, claro, uno se imagina aquello de: "Oye, que el de la mesa 15 quiere un poco más de "perlas al semen", rápido, rápido... :-)))

    Un saludo

    PD. Pues como que yo tampoco reservaría

    Madre mía, lo que se llega a ver.

    Un saludo!

    #15
    Rafa72

    Re: El restaurante de los fluidos

    Yo creo que con tal de innovar parece que en gastronomía vale todo y no es así.Por tratar de buscar alguna explicación a esta "locura" yo creo que todo comenzó a torcerse cuando en el mundo del arte y con lo que entonces se les llamó las "vanguardias artísticas" allá por el primer tercio del s.XX comenzó a considerarse arte a desvaríos como aquel famoso "urinario" obra de Marcel Duchamp (que el llamó irónicamente "la fuente") que quedó expuesto en alguna colección para asombro y admiración de esnobs oportunistas y críticos de arte delirantes que en vez de desacreditar al tal Duchamp por semejante "guarrada" y ordinariez elevaron aquella broma a la categoría de obra de arte. Luego vendría otro iluminado (del que ni puedo ni quiero recordar su nombre) que realizaría la sublime obra maestra de "defecar" y poner el resultado en unas latas de metal (con el explícito título de "mierda de artista")para exponerlos más tarde en alguna galería de arte famosa y esperar a que algún "tonto del haba" (que existen)pague una millonada por semejante ordinariez. Ya digo, si en el arte la cosa se nos fue de las manos hace ya mucho tiempo, no es de extrañar en absoluto que la gastronomía siga un camino similar. Primero fueron los restaurantes donde te vendan los ojos y tienes que comer en la más absoluta oscuridad para saber lo que siente un invidente a la hora de comer, olvidando que la gastronomía no entra solo por la boca. Ahora es este tipo de restaurante de fluidos humanos. Y yo me pregunto que será lo próximo: ¿Parrillada de carne humana?. Un saludo.

Relacionados
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar