Madera imperceptible

Se presenta con color amarillo pajizo con destellos dorados, brillante. En la lágrima ya se aprecia la untuosidad.

La nariz es menos fragante que en el joven pero tiene una intensidad buena, fruta blanca, plátano, ligerísimos tostados.

En boca tiene un buen ataque, es graso, untuoso, amplio, buena acidez, fruta y mineralidad.

La crianza en barrica no le ha hecho desaparecer la fruta ni la mineralidad tan característica de los vinos de esta bodega.

Recomendado por 1 usuario

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar