Vino Románico 2010: Toro de calidad


Picota oscuro con ribete violáceo, de capa alta.
Aromas notables: bayas negras y rojas, cacao, especias, lácteos y presencia discreta de buenas maderas.
Frutoso y estructurado, pero a la vez suave, casi sedoso, con taninos elegantes bien pulidos. Buen paso de boca y notable persistencia.
Un vino bastante completo y muy redondo. Casi tan bueno como el Almirez (para mí, espléndidos 2007, 2008 y 2009), pero menos potente y menos denso, más fácil de beber.
Relación calidad precio imbatible.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar