Tenuta delle Terre Nere Santo Spirito 2008

Vino Tenuta delle Terre Nere Santo Spirito 2008

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,3
Calidad-precio:
9,5

Bodega: Tenuta delle Terre Nere
D.O./Zona: D.O.C. Etna Rosso
País: Italia
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: Nerello mascalese y nerello mantellato
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción

Elaboración: Vides de una edad comprendida entre 40 y 140 años de edad. Las variedades se vinifican por separado.

Varietales: Nerello mascalese y nerello mantellato

3 Opiniones de Tenuta delle Terre Nere Santo Spirito

Rojo picota con ribete rosa. Capa media. Limpio y brillante.
Nariz compleja y cambiante; hay rosas y violetas que vienen y van, fresas, moras y grosellas, grafito, tonos balsámicos, tabaco negro, ceniza, cuero y muchísima mineralidad.
En boca muestra un esqueleto femenino pero bien formado y la acidez es grande. Buen trabajo de alcohol y madera. Amplio abanico de sabores, que va desde las flores y las frutas rojas a la mina de lapicero, la menta, el humo, el chocolate amargo, los animales, la humedad y las piedras.
Largo final que deja recuerdos primarios y minerales.
Ha vuelto a gustarme mucho, creo que es un vino balanceado, completo y bien elaborado. Seguro que evoluciona en botella de maravilla.

Catado en formato magnum.

Rojo rubí, ribete rojizo, capa media-alta.
Bien de intensidad en nariz destacando su complejidad de aromas que van abriendo con el aire. Notas florales de rosas y violetas, muy al estilo nebbiolo, con frutas rojas en licor, especias, recuerdos minerales, balsámicos, tabaco de pipa, regalices, definido y complejo, francamente armónico.
En boca muestra su seriedad, es un vino limpio y amable, serio y convincente. La acidez es fresca y el paso firme y profundo, con un final largo y equilibrado y un tanino firme pero amable, quedando recuerdos florales, frutales y minerales. Buena persistencia. Vino sorprendente.
Pues eso, que nos ha encantado este vino, además en mágnum se muestra apretado pero accesible, un vino de categoría que resulta imposible de ubicar a ciegas, sin duda una de las sorpresas del año. Unos 27 euros en botella normal, merece mucho la pena. Para sorprender con él en una cata ciega.

Rojo vivo con ribete bermellón, capa media-baja y lágrima densa, lenta y prácticamente sin formar. Limpio y con mucho brillo. Buen corcho.
Los aromas son de una finura y elegancia sorprendentes: hay violetas, mina de lápiz, carne seca, ahumados, caja de cerillas, balsámicos, tierra mojada, mineralidad y mucho más.
En boca mantiene ese nivelazo de principio a fin, dejando un esqueleto bien formado, un tanino todavía afilado y una frescura que es una de sus principales virtudes. El alcohol de momento se muestra bastante presente. Sabores perfumados, intensos y bien definidos, con predominio de rosas y violetas, especias, sangre, madera al sol, mentolados, caza, cueros y piedras.
Final largo, frutal, especiado y mineral.
Un señor vino del que no había oído hablar, ni tampoco conocía sus varietales, pero que me ha impactado. Tiene una profundidad, un abanico y una acidez que dejarían en evidencia a muchos borgoñas. 95 puntos procedentes de The Wine Advocate y 93 puntos Wine & Spirits demuestran que es un vino con reputación internacional. Los 30€ que cuesta los pagaré encantado en próximas ocasiones.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar