Palmas de Oro

Color ámbar profundo, con algún reflejo de oro viejo y yodados. Hacia el final de la botella presenta algo de materia en suspensión.

Nariz de epatar. Combina elegancia, potencia, complejidad. Especias variadas orientales, ebanistería, flores secas, hierbabuena, frutos secos,mantiene algo de recuerdo de su crianza biológica, cítricos escarchados...

En la boca es una mezcla perfecta entre la sapidez de la vejez con una vocación de verticalidad asombrosa. El vino es equilibrado, complejo hasta decir basta, pero dotado de un nervio y una garra descomunales. Enorme amplitud, extraordinario desarrollo y una longitud y profundidad de meditación. Imprescindible.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar