Está en plena forma

Tras probar varias veces este vino en fechas muy separadas, he de resaltar que no he tenido nunca que poner un pero al mismo.
Muy adecuado para sorprender y catar con neófitos.
Aunque visualmente comienza a mostrar síntomas de cansancio (algún tono teja), el vino se comporta elegantemente en nariz, mostrando su repertorio si se le deja tiempo. Desde la fruta negra, las especias dulces, los lácteos a los frutos secos, fresco y otoñal, muy bien ensamblado y con mucha armonía en todos los aspectos.
En boca es potente pero con finura, muy buena acidez, estructurado pero con el tanino domado, sabroso y de buena persistencia.
Es un vino que está un peldaño por encima de la gama media de las mencía berzianas, con un precio hiper competitivo (sobre 9,5€ y menos) para olvidarse más de una vez de muchos crianzas de Ribera y Bierzo.
Se nota que se vendimió en un momento más que oportuno.
Esperemos que el 2008 mantenga estos niveles ....

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar