Vino Osca Gran Eroles 2006: Complejo; redondo y maduro...


...Así es como se presentó el Reserva de Bodegas Osca en la pasada Fira Catavins 2011, en Sabadell (BCN). Un tinto muy interesante donde el consabido y más que conocido y utilizado binomio francés Cabernet-Merlot, deja paso a un interesantísimo, efectivo y lucido coupage hispano-francés: en este caso, desaparece la Merlot y aparece la Tempranillo, otorgándole un plus de tipicidad española muy atractivo.
Viste un color rojo picota granatoso de capa media-alta y abundante lágrima, ligeramente atintada en la copa.
Nariz expresiva y compleja: si bien no creo que sea necesario el decantarlo, sí que conviene dejarle algo de tiempo para mostrar todo lo que tiene en esta fase. Además evoluciona muy bien en la copa. Afloran desde luego las notas vegetales de la Cabernet (pimiento verde), creo que vendimiada en un punto excelente de maduración; ciruelas negras y algunas especias por detrás de la fruta (pimienta, clavo...).
Después, con ese tiempo que pide, lo agradece mostrando señas inequívocas de la aparición de la Tempranillo (la pimienta negra que nombraba anteriormente), un regaliz negro finísimo y perceptible que asoma sutil y acaba por envolver un poco el conjunto con su fragancia.
Además de todo esto, se me antoja algo parecido a hojarasca, matorral de monte bajo y algún balsámico más que no logro discernir.
La boca acompaña todas esas sensaciones olfativas con sabrosura, buena acidez y carnosidad en buena medida. Disfruta de una calidez en boca, así como la compañía de un tanino bastante pulido y una longitud tirando a larga y con un final frutal algo secante.
Puede ser que con tiempo llegue a ofrecer más cosas interesantes, pero la verdad es que el vino resulta plenamente disfrutable ahora mismo. Y eso se agradece.
Ahora, ya está a la altura del 2005 (otra gran añada, por cierto).
Y eso que acaba de llegar...

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar