Va a más

Segunda botella que pruebo de esta añada y se aprecia una franca y agradable evolución.
En nariz más presencia de fruta roja que en mi anterior cata, cacao, especiados, persisten las notas de madera pero más sutiles, balsámicos.
En boca es un vino fresco, de muy buena acidez, con estructura, tanino sin acabar de pulir y con un final largo y persistente. Deja recuerdos muy agradables de frutas rojas y sensaciones minerales.

Un vino que sin duda seguirá evolucionando y redondeándose.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar