Rico, pero lo guardaría un poco más.

Después de disfrutar de una de las mejores experiencias enológicas que he tenido en mi corta vida en este mundo vinícola que fue visitar la bodega Arrayán y poder probar el excelente trabajo de Maite Sánchez al frente de esta casa, abro este vino, gentílmente regalado por Maite, para compartir con mi señora, y la verdad es que me gusto mucho, la syrah es una de mis uvas favoritas, pero creo que le va a venir muy bien un tiempo más en botella.

El vino presenta un bonito color rojo picota de capa alta, ribete granate, limpio y brillante.
En nariz presenta una intensidad media-alta, con frutillos rojos del bosque destacando, notas golosas, rico matices florales, especiado y el tostado muy integrado.
En boca es rico, graso, con buen cuerpo, algo licoroso, un poco descompensado, por eso insisto en que un tiempo mayor en botella le vendrá de perlas, nota almibarada, recuerdo medio.

Buen vino, espero darle otra oportunidad por lo menos con un año más en botella.
Buen precio, 14 €.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar