Vino Alain Graillot Crozes-Hermitage 2009: Siempre un placer


Rojo picota, capa alta y ribete violáceo.

Le cuesta abrirse en nariz, notas leñosas, fruta del bosque madura, violetas, balsámicos, hierbas de monte, ahumados y ligeras notas animales. Rústico.

En boca es sabroso, más fresco de lo que se espera por su nariz, buena estructura, ágil, fruta roja, final largo con buena persistencia y recuerdos balsámicos.

Un vino para disfrutar y acompañar una buena comida.

Recomendado por 2 usuarios
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar