Vino Bonneau du Martray Corton-Charlemagne 1991: Esto es lo que esperamos de un gran Martray


Dorado limpio y brillante.

Es intenso en nariz, complejo, encantador en sus formas. Aparecen notas de flor seca, frutas de hueso maduras, frutos secos, cítricos en confitura, herbáceos y balsámicos, un profundo fondo mineral, especias, incluso comienza ya a sacar algún toque de miel y confitura de frutas. Con más aire salen anisados y unos ligeros lácteos. Gran complejidad.

En boca es redondo, con una acidez presente e integrada, de paso limpio y con frescura pero sin perder si identidad de vino ya maduro, largo y untuoso. Final de buena longitud y que nos deja notas de frutas maduras y frutos secos amargos, con un posgusto mineral y cítrico. Buena persistencia. Un vino fantástico.

El paso de los años y el hecho de proceder de una añada fría son sin duda dos aspectos que a un Bonneau du Martray le sientan a las mil maravillas, siendo un vino de enorme equilibrio entre las notas frescas y maduras, de enorme clase y prestancia. Esto es lo que esperamos de este gran blanco borgoñón con el paso del tiempo. ¡Un grande!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar