Un superviviente ...

A pesar de los años, algunos vinos no decaen.
Uno siempre espera eso de los clásicos, pero no de los vinos de corte moderno que, además, soportan las vejaciones propias de las grandes superficies. ¿Cuántas veces habrá ido un cliente a cogerla, a girarla, a devolverla a su sitio?
Rojo atejado profundo y brillante, borde arcilloso.
Nariz de intensidad media, predominantes de crianza, bombón de licor, pastelería fina, café irlandés, toques a especias dulces (canela, nuez moscada, clavo), frutos secos, algo balsámico, ensamblado, muy maduro.
Boca de entrada suave, glicérica, buena estructura y volumen, sabroso, tanino marcado pero no molesta, recorrido medio y buena persistencia.
Es un vino con cierto carácter y buena calidad, junto a un precio tan ajustado que da recelo, 6,7€.
A partir de aquí, a disfrutar ya que está a punto de empezar su cuesta abajo.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar