Sangre y Trabajadero

He dejado así el título, con el nombre del vino, porque no puede parecerme más evocador.

Caoba ambarino. Limpio y con brillo, capa muy baja. 

Preciosa nariz, de principio a fin. Flores (secas y de invernadero), cítricos parecidos al pomelo y a la mandarina, agua de azahar, botica, algún tostado, toques punzantes y arrecife.

La boca, para tratarse de un oloroso, es femenina, fluida, con unos 18º maravillosamente bien llevados, con viveza y pegada. Al mismo tiempo, encontramos longitud, complejidad y carácter sedoso. A ciegas (ya saben que soy un paquete), habría jurado que se trataba de una elaboración con PX.

Final largo y abocado.

Un maravilloso vino, con un precioso nombre. Había leído que Cuvillo fue la anterior propietaria y que Gutiérrez Colosía se quedó con la marca y las viejas soleras de las que se componía. Merece mucho la pena.

Recomendado por 2 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar