Vino 3 del 7º desafío.

Sin duda para mi el mejor vino del desafío, la impulsividad inicial me lo hizo poner en la Ribera del Duero, pero a medida lo iba bebiendo lo llevé a mi tierra. Creía estar seguro de que era mediterraneo por su corte, y desde luego que lo tiene, aunque resultando ser andaluz.
Color cereza intenso de borde cardenalíceo, vivo, lágrima de leve tinte y de buena densidad.
Aroma potente, sobremaduro, fruta negra y un roble cremoso y perfumado, regaliz, de buen alcohol y especiado.
Buen cuerpo en boca, fruta madura y de hollejo también maduro, taninos muy sabrosos y con un postgusto ligeramente amargoso que lo hace muy rico.

Apunta equilibrio, necesita aún así más botella para estar todavía mejor.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar