Excelencia

La excelencia marca a este vino bajo la in fluencia de R. Barbier. Más económico que sus primos Mogador y Manyetes, se muestra a un altísimo nivel, sin nada que envidiarles. En nariz es pletórico, intenso, complejo, especiado, mineral, tostado levemente, con toques cremosos equilibrados. Boca contundente, pendiente de pacificarse en botella, algo agresivo, pero estructurado, largo, alta ácidez, retrogusto metálico, achocolatado- amargoso. Grande y muy interesante, yo creo que se va a convertir en una buena referencia habitual.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar