Otra oportunidad...

Le he vuelto a dar otra oportunidad, ya que parecía que el vino lo merecía.
El color se sigue manteniendo bastante intenso, toques marronáceos pero nada desagradables.
En nariz, buenas maderas, maduración correcta, algo de notas a frutas rojas, pero me salen aromas verdosos, a regaliz (pero verde), a madera (pero verde)... a humedad.
En boca, graso, licoroso, lácteo, glicérico. Pero no tan dotado de estructura.
Muy golosón, hasta llegar a empalagoso.
La verdad es que el vino es muy vistoso, con detalles y matices muy marcados; algunas notas de la variedad en la zona, algo sucio... No acaba de ser un vino que me enamore.
No deja de ser interesante, eso si.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar