Vino 904 gran reserva 1982: La seguridad de lo bien hecho


Abierto 1 hora antes. Corcho muy tintado en su práctica totalidad, pero que resistió bien sin necesidad de requerir el abridor de láminas.

Vista: De capa media-baja, presenta un muy bonito color rubí, con algún destello rojizo y un amplio borde atejado. Luminoso, incluso brillante y, sobre todo, limpísimo. Ni un solo precipitado. Abundante lágrima

Nariz de buena intensidad y cambiante a medida que el vino gana en aireación. Nada más abierta, aprece un mínimo aroma reductivo que se disipa de inmediato. De principio, da fruta roja con un punto acídulo suave, ahumados, unos tostados de calidad y un suave especiado de pimienta negra, apareciendo, en algún momento, alguna leve traza herbácea. Con el tiempo -y la subida de temperatura- aparece el trasfondo licoroso y más especiados (canela, granos de anís), algunos fúngicos y carne macerada.

La boca es sumamente agradable, propia de un vino totalmente asentado. Redondo de principio a fin con un paso por boca amplio, pero amable. Con cuerpo, con volumen, pero apacible. Se repiten, de manera secuencial, todas las sensaciones percibidas en nariz: la fruta roja (cerezas, guindas), el humo, los anisados, la base licorosa, la pimienta. A ello se unen, con posterioridad, las notas de marquetería, los hongos, incluso algo de flores marchitas. Todo en equilibrio. Con un magnífico retrogusto de frutilla roja, acompañada de dejes de canela y vainilla para un postgusto medio-largo.

Un vino muy serio, en fase otoñal, pero pleno de sensaciones. Muy bien hecho y de buena factura. Habrá que volver sobre él... y no tardaré mucho en hacerlo.

Comprada en un lote junto con otras 25 botellas. Precio medio de la botella 25 euros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar