Vino Imperial Reserva 2001: Un porvenir prometedor ...


En la fase actual, representa el arquetipo del rioja de siempre, a medio camino entre una juventud disciplinada y el comienzo de la madurez. De color picota oscuro tirando hacia un tono rojizo, desprende aromas limpísimos e intensos de mermelada de frambuesas, de cuero mojado y de pimienta de Jamaica : al ir oxigenándose, adquiere notas de cacao en polvo, de jamón ahumado y un toque amaderado de ciprés. En boca, recordando los mismos matices frutales y especiados de la nariz, se muestra alegre, atrayente, redondo - con taninos sedosos y sensuales - pero distinguido, sutil, equilibrado y de innegable personalidad. De gran frescura, pureza, profundidad y autenticidad, dotado de una estupenda acidez, deja entrever un enorme potencial de desarrollo en botella : con unos cuantos años más, un vino de esta envergadura podría medirse con lo mejor de la bodega.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar