Botella pesada y vino pesado

Este Bierzo lo recordaba de otra manera distinta...será por la añada?.
Color clásico de Mencía sin apenas evolución y capa alta.
Nariz intensa, pletórica de balsámicos, tostados que maquillan esa personalidad de esta uva que tanto me gusta. Encontramos algo de fruta negra...al fondo hay sitio!, que no invita a pensar en finura ni ligereza al llegar a la boca, una pena. Desgraciadamente, las suposiciones se confirman.
Boca densa, contundente, donde la acidez lucha por salir a dar la cara pero el alcohol y unos taninos redondeados no le dan tregua. Esa pesadez agota las opciones para volver a beber sin haber comido primero, por lo que será una botella 'duradera', lo que menos me gusta.
Como remate final está el precio, que no acompaña nada, además de una botella para hacer pesas.
En fin, con unas alubias caseras se batió en duelo, del que salió claro vencedor el plato de cuchara sobre un vino descompensado.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar