Perdiendo fuelle...

Ya no es lo que era. La edad va haciendo desaparecer la elegancia que había en él. La fruta fresca se va compotando, la acidez cayendo...las notas tostadas son cada vez más incendiarias. La frescura juvenil va dando paso a la pesadez de la rutina.
Sigue estando rico pero ya no es lo que era.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar