La fantasía

Las veces que lo he bebido ha sido un vino de descorchar y empezar a disfrutar. Luego te da otro premio que es la templanza
del vino. Pasa muy bien, es largo y con mucho caudal.
Esta era la cosa con los priorats...Que no habia que decantar ni airear. Ni siquiera el 2005.
En fin, alguien sabrá por qué.
Y aqui está una buena clave, tiene este vino una autenticidad basada en el poder de la tradición. De color más tenue y brillante
que los prioratos el vino no se retrae desde el principio y muestra toda una fascinante complejidad en la serie aromática. Es directo,
impresionante alianza de armonias.
La nariz es espléndida, carnosa, tostados, y soculenta, mientras que el paladar ofrece un estilo exuberante, adelante con especias y vigor.
Fruta frondosa de aroma dulce y madura, fragancias, acabado atractivo, calido y persistente con un estilo repleto de exuberancias. Netamente oiriginal.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar