Vino Abadengo 2004: Seguimos disfrutando...


De este fantástico vino arribeño de color rubí intenso con alguno tono teja ya en su ribete.
Su nariz sigue emocionando con buena intensidad aromática de corte mineral, balsámicos y en perfecto estado evolutivo. Inicialmente nos lleva a frutos negros sabrosos y variados sobre apuntes licorosos con recuerdos de dulcedumbre, especias dulces y chocolate con guindas al licor, seguido de cueros, romero, cedro y grafito, y fiondo de confitura negra.
En boca es jugoso y maduro, no deja indiferente, evoca moras, ciruela negras, melocotón de viña y grosellas muy sabrosas, con cierta dulzor que no pesa, combinada con especias y tostados sabrosos y totalmente integrados sobre un fondo mineral atractivo y seductor con matices florales. Su paso es cálido, cremoso y muy intenso, complejo y profundo, de taninos deliciosos y bien estructurado, aunque su acidez empieza a pasarle factura. por lo demás destacar su recorrido y persistencia en boca. Final largo y con muchos registros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar