Vino Finca Sandoval 2006: Dr. Jekyll & Mr. Hyde


Mejor dicho, Mr. Hyde & Dr. Jekyll. Un vino que fue de menos a más. Decantado con 2 horas de antelación, ya al momento de servirlo en el decantador inundaba con aromas de mermerladas (frambuesa, zarzamora y cerezas). En botella dejó una pequeña cantidad de sedimentos. Guinda picota muy, pero muy intensa con reflejos violáceos. Lágrima densa. Y aquí arrancó la función de un vino camaleónico. En nariz en una primera instancia mostraba con timidez compotas de frutos rojos y mentolados. Sin duda había cierta sensación del alcohol (14,5 que eran como Kournikova en bikini: no pasa desapercibida). En boca la sensación era de una acidez considerable, pero bien compensada con una buena carga frutal. Estructura poderosa. Parecía uno de esos vinos Parker, un tanto pretenciosos, pero sin aportar nada a los anales de la vanguardia y sin ofrecer reto alguno a los Shiraz del Marqués de Griñón. No obstante, a las 3 horas las sensaciones mejoran, en especial en nariz, donde destacan agradables tostados y vainillas finas. Un vino al que uno secretamente desea desear catar a ciegas ante un conjunto de Shiraz australianos de nivel alto-medio, para ubicar así el real contexto de este Finca Sandoval. Pero este vino aún deparaba más sorpresas. A las 4 horas denotaba una elegancia que evocaba una uva Shiraz del Ródano norte, con una nariz de Blue Jeans de Versace y un paso sedoso por boca, bastante largo. ¿Sería la profundidad del vino o las labores incesantes de unos 14,5 grados que amenazaban ya con derribar los muros del escepticismo inicial? Como lo dijo el maestro Jaime Sabines: no lo sé de cierto, sólo lo supongo.

  1. #1

    Capitaine Tomate

    Epílogo. A las 6 horas cae la última copa entre cascadas aromáticas y gustativas de chocolate noir noir.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar