Amarillo dorado pálido.
En nariz se va abriendo poco a poco, buena fruta blanca madura junto a alguna nota cítrica. Aparecen tostados, frutos secos y algo de madera, alguna nota especiada, pero sobretodo una imponente mineralidad.
En boca es untoso pero tiene una muy buena acidez que lo hace muy agradable, alguna nota ahumada y de vainilla, de nuevo esa mineralidad se hace muy latente y queda en el posgusto durante un rato. Muy rico, yo casi lo guardaría un par de años para que termine de integrar la madera que en algun momento se hace demasiado evidente, pero tiene muy buena materia prima como para mejorar en la botella.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar