Vino Ovidio Crianza 2004: Tempranillo manchega. Muy rica.


La primera impresión que me produce esta Cencibel de La Mancha.
Picota de buen brillo; capa media-alta y una abundante lágrima transparente que resbala lentamente en la copa.
La nariz es muy resultona y agradable: perfume de fruta negra y roja madura en cantidad impregna la copa. Por debajo, aparecen atisbos especiados variados (suave pimienta, sobretodo) y algún deje vegetal y de café.
En boca, sigue alegrando; en este caso el cuerpo. Sabroso, frutal; con un trago fácil y agradable de beber. Destacable el que, a pesar de esos 14º que contiene, no pesen para nada en esta fase. La acidez resulta muy justa ahora y presenta un tanino dulce más que templado. Recorrido medio, fresco y con un final de postgusto frutal.
Por unos 8€ y poco más, merece la pena llevárselo al cuerpo.
La verdad, muy rico.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar