Cata vertical de Cardenal Álvarez en Bodega

Capa alta, con irisaciones donde ya se aprecia el paso de los años por el vino. Notas de fruta madura (higos, pasas), con recuerdos de PX, regaliz y cacao. Delicioso en boca, redondo, complejo y muy largo. Muy bien ensamblado. Un vino de consistencia muy apreciable, un dulce diferente. La bodega lo está manteniendo en una barrica para tratarlo en régimen de soleras, añadiendo de cada añada de Cardenal Álvarez para compensar las mermas del vino. Y a fe mía que el producto es profundo, complejo. Dará mucho que hablar este 2004 con el paso de los años. Buen experimento.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar