Un seductor que no muestra síntomas de declive...

Desde Octubre de 2007 en el que subí mi anterior nota de cata han transcurrido casi cuatro años desde mi última botella del 2005. Sorprende su viveza cuando lo servimos en la copa, con una granate vivo en el que asoman destellos violáceos. La nariz es intensa, madura pero fresca, bien perfilada, destacan toques de algarrobas, algo de fruta roja en sazón, bastante fruta negra, recuerdos a cacao en polvo, algo de monte bajo y matices balsámicos en el final. En boca tiene buen ataque, con cuerpo medio, paso fluido, muy buena acidez, ligeros amargos, reaparecen las sensaciones de cacao en polvo, largo y estructurado. Un seductor que no muestra síntomas de declive...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar